Consideran clave el Libro Blanco para Política Nacional Anticorrupción

Ricardo Alvarado, investigador de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, señaló que a la actual administración no le agrada mucho el esquema del Sistema Nacional Anticorrupción por razones...

Ricardo Alvarado, investigador de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, señaló que a la actual administración no le agrada mucho el esquema del Sistema Nacional Anticorrupción por razones políticas y de forma, pero si llegara a atender las recomendaciones del Libro Blanco de la Política Nacional Anticorrupción podría lograrse un buen resultado.

Ese documento, que recientemente fue presentado por el Programa Interdisciplinario de Rendición de cuentas (PIRC), aporta un enfoque interesante para ese tema, indicó.

Explicó que se trata de un texto breve, 15 cuartillas, muy técnico, con buen diagnóstico, que aporta una idea esencial para el combate a la corrupción: no se trata de dividir a la población en buenos y malos ni señalar “manzanas podridas”.

Se trata, por el contrario, de detectar las condiciones institucionales que permiten la existencia de los “javieres duartes” y, por lo tanto, trabajar para que no se presenten, a través de corregir leyes e instituciones y acabar con la corrupción a mediano y largo plazo.

Ricardo Alvarado señaló que crear la Política Nacional Anticorrupción será un proceso complejo que llevará tiempo, pues también el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional Anticorrupción (SESNA) presentó una propuesta que tiene otro enfoque.

La propuesta del PIRC se basa en cinco ejes y siete acciones para acabar con las condiciones que propician la corrupción; la del SESNA se centra en combatir la impunidad.

En realidad, señaló, se trata de propuestas complementarias que se pueden fusionar para crear una política nueva. Sin embargo, el problema será cuál es la estrategia política para aprobar el documento final.

“El gran conflicto político vendrá en el papel que juegue el gobierno en la aprobación de la política nacional anticorrupción y que no se produzca una tercera versión, que recoja lo aportado por otros grupos", opinó.

Recordó lo dicho por el doctor Mauricio Merino en el sentido de que no se trata de pescar “peces gordos”, sino se cambiar el agua que propició el crecimiento de tales peces.

Recordó que acciones como castigar delitos de corrupción con prisión oficiosa van más en la lógica de “agarrar al pez gordo que cambiar el agua, y si bien eso puede resolver un cachito del problema no lo resuelve a largo plazo".

En ese sentido, opinó que será muy útil para la Política Nacional Anticorrupción que incorporar lo establecido en el Libro Blanco para conformar el nuevo documento.

El Libro Blanco parte de cinco premisas: considerar a la rendición de cuentas, como eje principal; enfatizar la importancia de la inteligencia institucional, incorporar a estados y municipios, evitar el abuso de la legalidad, y enfatizar la importancia del Sistema Nacional Anticorrupción.

Para lograrlo propone siete líneas de acción que incluyen, entre otras cosas, el fortalecimiento de los medios de denuncia, investigación y sanción.

El documento que se presentó hace unos días se basa en opiniones de académicos de todo el país, que fueron recogidas sistemáticamente y en foros realizados en una docena de ciudades, entre septiembre y octubre de 2018.

-Fin de nota-