El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) externó su preocupación por los recientes hechos de violencia, como los de Minatitlán, pues "pueden ser un síntoma de falta de Estado de derecho y afectar el crecimiento, las inversiones y el turismo".

El presidente nacional del IMEF, Fernando López Macari, advirtió también que de concretarse la probabilidad de que la economía de Estados Unidos entre en recesión dentro de 18 meses, afectaría las exportaciones mexicanas hacia ese país y desencadenaría un proceso recesivo en la economía mexicana.

Durante la rueda de prensa mensual del organismo, precisó que por ahora los ejecutivos de finanzas mantienen por tercer mes consecutivo en 1.5 por ciento su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana en 2019 y por segunda ocasión en 1.8 por ciento para el año próximo.

Sobre los recientes hechos violencia, como el asesinato de 13 personas en Minatitlán, Veracruz, consideró que más allá de sus implicaciones políticas o sociales, está comprobado que la seguridad es un detonador del crecimiento económico.

En consecuencia, la inseguridad es un detonador de problemas económicos en las regiones, como en el estado de Guerrero que reporta altos índices delictivos, y en contraste, entidades como Yucatán, con altos índices de seguridad, muestra niveles de crecimiento más sanos y por arriba del promedio nacional

“En la medida que haya más brotes de inseguridad podrían verse más nerviosos los mercados sobre el invertir o no en ciertas zonas del país, además tiene un impacto en el turismo también y México es una potencia turística mundial”.

El dirigente de los ejecutivos de finanzas aclaró que el IMEF no está apto para opinar sobre el compromiso del Ejecutivo federal para reducir la violencia en el país en un plazo de seis meses, pero consideró necesario reforzar el Estado de derecho, ya que permite crear condiciones para que la economía tenga síntomas saludables.

“En la construcción de un Estado de derecho nos debemos centrar como financieros y economistas para decir que cualquier estrategia que vaya con un objetivo de disminuir los índices de delincuencia en México debe ser tratada como prioritaria urgente e impostergable”.

López Macari subrayó que la construcción de un Estado de derecho es lo que necesitan los financieros para construir un ambiente adecuado para las inversiones. “No pensamos que pudiera haber una recesión en 2019, no vemos que los indicadores de la economía global o de México lleven a concluir eso; lo que sí se sospecha es una desaceleración en la economía nacional y global".

Según refirió, es muy probable que la economía global esté cerca de terminar la fase de expansión del ciclo económico de la última década, se prolongue la actual desaceleración y entre en recesión dentro de 18 meses, y de concretarse desencadenaría una posible recesión en Mexico, pero no este año, sino hacia finales de 2020.

A pesar de este escenario internacional que muestra síntomas de desaceleración y un panorama general de expectativas respecto a una posible recesión en Estados Unidos, el IMEF mantiene sus pronósticos de crecimiento para México en un nivel debajo de 2.0 por ciento.

El vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, Mario Correa Martínez, destacó a su vez que el Estado de derecho es uno de los elementos que más puede ayudarle a la economía mexicana a crecer más rápido, pues en la medida que la gente tenga claridad sobre el respeto a sus derechos y bienes, es más fácil generar un entorno positivo para la inversión.

“El incremento en cifras de violencia de ciertos delitos preocupan, a todos nos tienen preocupados y estamos esperando qué cosas se van a hacer para darle la vuelta a eso niveles”.

Advirtió que si se sigue frenando la economía los ingresos públicos que vienen por el lado de los impuestos también se van a frenar, lo que llevaría a ajustes o recortes adicionales al gasto para cumplir las metas fiscales.

Además, Pemex sigue siendo una gran preocupación financiera y falta conocer el plan de negocios para la empresa petrolera en esta administración, a lo cual se suma que, como indican estudios del sector privado, construir una nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, no es la mejor de las inversiones.

Por ello, opinó, hace falta ver un plan de negocios que presente argumentos en favor de la inversión, de lo contrario “se va a seguir viendo como un lastre”, lo que pondría en riesgo la calificación de la petrolera y del país.

-Fin de nota-