Las actividades del 18 Periodo de Sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas “Conocimientos tradicionales: generación, transmisión y protección”, en la ONU iniciaron la víspera; en las que el  Gobierno de México participa a través del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI).

En el marco de la ceremonia de apertura del foro, la delegación mexicana del INPI sostuvo una reunión con el embajador Juan Ramón de la Fuente y el equipo de colaboradores de las oficinas de la Misión Permanente de México ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para afinar la agenda de trabajo durante la semana del Foro Permanente.

Durante la inauguración se eligió a Anne Nuorgam de Finlandia, como presidenta del organismo, quien agradeció a los miembros por su elección y aseguró que estas sesiones son una oportunidad para compartir las innovaciones y prácticas que han desarrollado sus comunidades a lo largo de siglos y milenios.

En la inauguración de la Asamblea General se hizo hincapié en trabajar en temas prioritarios para los pueblos indígenas y sus derechos, entre los que destacaron cambio climático, asistencia sanitaria y médica y soberanía alimentaria y medios de vida tradicionales.

En el evento paralelo “Promoción de la participación efectiva de los pueblos indígenas en los procesos de la ONU y su impacto en los ámbitos nacionales y comunitarios: historias de éxito y lecciones aprendidas de los beneficiarios del Fondo de Contribuciones Voluntarias para los Pueblos Indígenas”, el INPI manifestó que México ha sido un activo promotor de los derechos indígenas en las Naciones Unidas.

Por ello, reiteró su compromiso internacional en esta materia, siendo un donador constante al Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para los Pueblos Indígenas.

Durante el debate sobre el tema “Año Internacional de las Lenguas Indígenas” miembros de diferentes países dialogaron sobre la importancia de las lenguas indígenas como sistema de transmisión de culturas y tradiciones.

Destacaron que la educación en lengua indígena es un factor importante para el cimiento de la cultura e identidad de los pueblos, por lo que es necesario fortalecer los modelos educativos pluriculturales que reconozcan las diversidades lingüísticas de los Estados.

Sobre lo anterior, la delegación mexicana del INPI aseguró que desde el Gobierno de México se ha instruido a las instituciones a elaborar un Plan de Acción Nacional para la protección, preservación, promoción y desarrollo de las lenguas indígenas del país.

Destacó que el instituto cuenta con el Sistema de Radiodifusoras Culturales Indígenas, integrado por 21 emisoras ubicadas en 16 entidades federativas, y en su conjunto transmite en 33 lenguas indígenas de acuerdo con su zona de cobertura, siendo uno de los medios de comunicación públicos más importantes del país en lenguas indígenas.

En el primer día de actividades se realizó el evento paralelo "Conservando los saberes ancestrales de la partería tradicional indígena: buenas prácticas y desafíos para su implementación", en el que las respresentantes de los Estados parte destacaron el derecho de los pueblos indígenas a aplicar la autodeterminación en materia de salud reproductiva.

En un comunicado, el INPI subrayó la importancia de la partería tradicional como una forma de proteger la continuidad de la vida desde la defensa integral de los derechos humanos, entre ellos los de las mujeres, niñas y niños, así como de los pueblos indígenas.

Por ello, un llamado a las instancias garantes de los derechos humanos a pronunciarse sobre las violaciones hacia el saber y la práctica de la partería tradicional en relación a los marcos constitucionales internacionales.

El Foro Permanente se estableció el 28 de julio de 2000 por la Resolución 2000/22, con el mandato de examinar las cuestiones indígenas relativas al desarrollo económico y social, la cultura, el medio ambiente, la educación, la salud y los derechos humanos.

Presta asesoramiento especializado y formula recomendaciones sobre las cuestiones indígenas al Consejo, así como a los programas, fondos y organismos de las Naciones Unidas, por conducto del Consejo; difunde las actividades relacionadas con las cuestiones indígenas y promueve su integración y coordinación dentro del sistema de las Naciones Unidas.

El foro se reúne una vez al año durante 10 días hábiles. El primer período de sesiones se realizó en mayo de 2002 y cada año las sesiones se llevan a cabo en Nueva York, Estados Unidos.

-Fin de nota-