Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) informó que hasta la semana epidemiológica número 13 del presente año han registrado, mil 010 intoxicaciones por picadura de alacrán, por lo que hubo incremento de 36 por ciento en comparación con 2018, cuando se notificaron 742 casos.

Situación por la que autoridades de Salud exhortan a la población a implementar medidas preventivas como sacudir la ropa y zapatos antes de vestirse, no andar descalzos, y mantener limpio el interior y exterior de la vivienda, para prevenir picaduras.

En un comunicado, el jefe del departamento de Enfermedades Transmitidas por Vector de los SSO, Jorge Concha Suárez, señaló que la jurisdicción de la Mixteca es la más afectada, principalmente en los municipios de Huajuapan de León y Putla Villa de Guerrero, le siguen Valles Centrales, Costa, Istmo, Sierra y Cuenca.

Pidió que la población encale las paredes de sus viviendas, utilice mallas mosquiteras en puertas y ventanas, usar pabellón, revisar las cobijas antes de dormir, evitar almacenar madera, tabiques y utensilios que pueden servir como refugio de estos animales ponzoñosos y mantener la higiene dentro de la casa, especialmente en rincones y detrás de los muebles.

Mencionó que las especies más peligrosas que habitan en la entidad son los centuroides por su alta toxicidad, seguido por limpidus, infamatus y elegans. Dijo que los alacranes pican porque es su mecanismo de defensa, para cazar, alimentarse o se sienten asechados o agredidos.

Concha Suárez manifestó que la picadura presenta una amplia gama de signos y síntomas, como dolor agudo, hinchazón leve, sensación de adormecimiento y anestesia alrededor de la picadura, palidez, náuseas, vómitos, respiración agitada e hipotermia y en casos graves, irregularidad en el ritmo cardiaco, convulsiones, tensión baja y complicaciones respiratorias.

Dijo que ante alguna picadura es importante no aplicar ningún remedio casero, lo correcto es ir al Centro de Salud más cercano para recibir la atención y cuyo medicamento se debe aplicar en el transcurso de los 30 minutos posterior a la eventualidad, para evitar que se presenten manifestaciones graves y de riesgo a la salud del paciente.

Puntualizó que al año se presentan entre cuatro y cinco mil picaduras de alacrán, motivo por el que la institución cuenta con el abasto suficiente de antídoto, por lo que exhortó nuevamente a la población a realizar las actividades de prevención en sus hogares.

-Fin de nota-