Jaime Camarena mezcla bolero con enfermedad del amor en escena

El coreógrafo Jaime Camarena considera que “En Código bolero: la dulce limerencia” es un espectáculo actual debido a que ese género musical prevalece en el imaginario colectivo, puede escucharse en...

El coreógrafo Jaime Camarena considera que “En Código bolero: la dulce limerencia” es un espectáculo actual debido a que ese género musical prevalece en el imaginario colectivo, puede escucharse en cualquier parte y se asocia a los sentimientos de los mexicanos. 

“El espectáculo es como una transmisión de un programa de radio de boleros que se va corporalizando de muchas maneras, como ondas y sonidos; con la participación del slammer (poeta-performer) Rojo Córdova, es maravilloso y se va transformando en interpretaciones de boleros”, indicó a Notimex.

El también director de la compañía A Poc A Poc, encargada de llevar esa propuesta artística a la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario, detalló que fueron seleccionados 18 boleros, de entre quizá dos mil, como de el de los intérpretes Daniel Santos y La Lupe.

“Es la encarnación de la limerencia, que no es otra cosa que la enfermedad del amor. Yo creo que si se inventó un término para definir la limerencia, quiere decir que debe ser un sentimiento universal, porque además la palabra viene de Inglaterra, me parece que de los años setentas y define la enfermedad del amor, ese amor perdido, del quizá”, dijo.

Jaime Camarena indicó que la dimensión se manifiesta a través de distintas expresiones musicales y poéticas que se ofrecieron a abordarlo desde el bolero porque consideran que es un género arraigado en el país.

“Más que acercar a nuevas generaciones sirve para hacerlas conscientes, porque el bolero en esta ciudad, en este país, lo escuchamos todos los días, no necesariamente tiene que ser en la radio, ni una decisión propia, pero si vas a una cantina es un lugar donde sucederá, si vas a la barbacoa en domingo habrá un don que saque la guitarra y empiece tocar un bolero, vas a comer y sucede”, dijo.

La puesta en escena va más allá de una presentación de danza contemporánea, ya que cuenta con la participación de un slammer, un pianista con música en vivo, una entrevista en un programa de radio y también es un salón de baile.

“Es un espectáculo que está manufacturado, que está pensado, que está dirigido a generar empatía con la gente a través del sentimiento oneroso, a través de los boleros y de todo el lenguaje que nos puede resultar común, quizá un poco la época de oro, quizá un poco Garibaldi, y un poco de lencería”, relató.

En cuestiones técnicas es un montaje muy difícil, ya que la iluminación, a cargo de Fernando Feres, consiste en 144 focos a través de unos marcos que deben colgar encima de unas varas, lo que requiere dos días de montaje.

“En código bolero” se estrenó el 29 de julio de 2017 en el Palacio de Bellas Artes, pero será la primera vez que se presente en el recinto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fecha desde la cual ha tenido algunos cambios.

“Las obras siempre van evolucionando de alguna manera, hemos añadido algunas canciones, hemos hecho algunos recortes, yo creo que el espectáculo está en su mejor momento”, explicó el coreógrafo tras dirigir el ensayo de los bailarines en el estudio de danza La Cantera.

Detalló que para realizar los cambios no solo tiene que ver la opinión del público, que en su mayoría ha sido favorable, ya que ha aplaudido de pie durante minutos en recintos como Bellas Artes, el Teatro Degollado y el Teatro de la Paz, sino también debe haber un balance, porque también importan los comentarios de los amigos y los críticos.

A Jaime Camarena le encantaría llevar este espectáculo al Teatro Bicentenario (Estado de México), al Conjunto de Artes Escénicas Santander (Jalisco), o al Metropolitan de Nueva York, ya que considera que se trata de una puesta en escena que engancha al público, y aunque solo se ha presentado en el país, en octubre espera estar en San Sebastián, España.

El director invitó a acudir a partir de este 5 de abril a la Sala Miguel Covarrubias, donde habrá funciones los días viernes a las 20:00 horas, el sábado a las 19:00 y el domingo a las 18:00 durante dos semanas y volverán el 3 y 4 de mayo con una función doble para terminar la temporada en la UNAM.

En A Poc A poc investigar sobre los universos mexicanos y los sonidos latinoamericanos es preocupación constante, por lo que le gustaría hacer algo con el baile urbano.

“Se están generando nuevos campos semánticos del movimiento que son necesariamente mestizajes. Hace no mucho tiempo Rojo Córdova hizo una ópera rap, una popera, creo que no estaría mal investigar la posibilidad de conjugar a través de sus lenguajes”, planteó.

-Fin de la nota-