Mexicanos tienen opción de mejorar créditos ante altas tasas hipotecaria

La movilidad hipotecaria o subrogación de hipotecas es una oportunidad que tienen los usuarios de trasladar sus créditos hipotecarios a otra institución financiera que ofrezca mejores condiciones de...

La movilidad hipotecaria o subrogación de hipotecas es una oportunidad que tienen los usuarios de trasladar sus créditos hipotecarios a otra institución financiera que ofrezca mejores condiciones de pago, señaló la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Por ello, el organismo recomienda que antes de realizar cualquier movimiento es importante asegurarse, a través del Simulador de Créditos, que la entidad financiera elegida mejore las condiciones del crédito actual.

Es decir, revisar aspectos como tasa de interés, mensualidad, plazo del crédito y Costo Anual Total (CAT), además de identificar los beneficios, requisitos, esquemas y plazos que ayudarán a evaluar antes de tomar la decisión.

En una infografía publicada en su cuenta de Twitter, la Condusef explica que para entrar al simulador se debe ingresar a la página gob.mx/condusef, en el apartado de Simuladores y Calculadoras, y capturar los datos del crédito actual.

Asimismo, recuerda, que antes de cambiarse de institución financiera es importante considerar cuántos años se ha pagado el crédito y cuánto falta, ya que si falta poco para terminar de liquidar la deuda quizá no convenga el cambio.

Así como estar atentos, pues en muchos casos, aunque una opción ofrece la mensualidad menor, se debe considerar el plazo que durará la deuda y el costo total que se pagará al final.

Además, no perder de vista los gastos que se deberán pagar para realizar el cambio a otra institución: gastos notariales, avalúo, apertura, entre otros.

El simulador incluye características para créditos tradicionales, en pesos y a tasa fija, en donde el valor aproximado de la vivienda está entre 400 mil pesos como mínimo, y un máximo de 14 millones de pesos.

Aquí el saldo del crédito no debe representar más del 90 por ciento del valor de la vivienda y con un plazo de cinco a 20 años.

La Comisión refiere que los esquemas no consideran beneficios adicionales como ser cliente del banco, descuentos por perfil del usuario y/o vivienda.

Asimismo, no considera beneficios de pagador puntual u otros que apliquen las instituciones y que se encuentran en función al comportamiento de pago.

-Fin de nota-