Alianza opositora nicaragüense dejaría diálogo si persiste represión

La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia se retiraría del diálogo con el gobierno de Nicaragua, a menos que sea nombrada como garante de los acuerdos de la mesa de negociaciones la...

La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia se retiraría del diálogo con el gobierno de Nicaragua, a menos que sea nombrada como garante de los acuerdos de la mesa de negociaciones la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Miembros de la Alianza Cívica, en conferencia de prensa este lunes al mediodía, expresaron que debe ser también nombrada como garante la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH).

"Oara dar credibilidad a los acuerdos y a la negociación, es importante la presencia en el país de la CIDH y OACNUDH, para dar cumplimiento reforzado" a los acuerdos, señaló Azahálea Solís, integrante de la Alianza.

Agregó que el gobierno puede invitar a ambos organismos a través de la cancillería, "de esta forma se estaría dando cumplimiento al punto 14 y 17 de la hoja de ruta que se acordó en días pasados en la mesa de negociación", que incluye la presencia de garantes internacionales de los acuerdos.

Por su parte, el jurista José Pallais, también de la Alianza Cívica, lamentó lo que calificó como falta de voluntad del gobierno, y advirtió que "mientras no veamos ese paso del gobierno de invitar a estos organismos internacionales, no podemos seguir en la mesa abordando los otros temas.

Carlos Tünnermann, del equipo de la Alianza, reiteró que la designación de los garantes debe anteceder el abordaje de los temas de justicia, institucionalidad, reforma electoral y anticipo de elecciones.

La Alianza entregó al nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag, y al delegado de la OEA Luis Ángel Rosadilla, testigos y acompañantes del diálogo, una carta en la que acusa al gobierno de violar los acuerdos de derechos y garantías ciudadanas, al reprimir una protesta convocada para el sábado pasado.

"La fecha tope para llegar a un acuerdo es el 3 de abril, y podría ampliarse o moverse si hay una muestra fehaciente de que el gobierno invitó y se recibirá a la representación de la CIDH y de la ONU como garantes para avanzar en los acuerdos", expresó Pallais.

Los miembros de la Alianza recalcaron que mantienen en su agenda el tema del adelanto de las elecciones generales, "pero éste es otro punto que el gobierno no acepta", indicó Pallais.

Desde el domingo por la noche, la Alianza Cívica dice haber enviado por correo electrónico a la cancillería una comunicación en la que se hizo ver al canciller la necesidad urgente de invitar a la CIDH y a las Naciones Unidas, como garantes de los acuerdos.