Armando Vega-Gil pedía justicia para la mujer a través de “Rockboy"

Justicia para las mujeres es lo que promovía Armando Vega-Gil en su libro “Rockboy y la rebelión de las chicas”, novela en la que también retrataba a un México donde impera la violencia y el...

Justicia para las mujeres es lo que promovía Armando Vega-Gil en su libro “Rockboy y la rebelión de las chicas”, novela en la que también retrataba a un México donde impera la violencia y el autoritarismo.

El texto ilustrado a través de un cómic de Edgar Clement, forma parte de la colección Antisocial, presentado por Ediciones B México con el propósito de acercar los libros a los jóvenes. 

Con motivo del fallecimiento de Vega-Gil ocurrido esta madrugada tras el señalamiento hecho en Twitter sobre su supuesta participación en un acto de abuso sexual contra una menor de edad y del cual se desligó por medio de sus redes sociales, retransmitimos esta entrevista concedida a Notimex en enero de 2014. 

“Rockboy” es la historia del líder y guitarrista de una banda de rock llamada Perro con Rabia. Tras observar que una colegiala con antifaz le ha propinado una golpiza su amigo baterista, dejándolo sin rastro de identidad, comprenderá que algo grave está por suceder. “La mujer, apodada ‘La reina de las contusiones’, comenzará a manipular a ‘Rockboy’, quien tiene un defecto congénito en una mano, lo cual hace que sea un mejor guitarrista. ’A través de él, ella hará una movilización para reivindicar a las chicas tomando venganza con los hombres que las han violentado, ultrajado, humillado y ofendido”, indicó Armando Vega-Gil.El músico, cineasta y escritor mexicano abrió las puertas de su casa y a la vez, del taller donde impartía clases, para explicar que su nueva obra literaria tenía mucho que ver con la realidad que viven las chicas de México, “donde para pasar una materia deben hacer ‘cierto tipo de cosas’ para un profesor perverso”. Es una invitación, dijo, “a que los jóvenes reflexionen sobre la situación de la mujer, pues siento que el machismo se ha recrudecido mucho de unos años para acá y yo los invito a que vean de igual a igual a las chavas”.Vega-Gil reconoció que la mujer actual, a diferencia de la del pasado -a quienes se les enseñaba a ser sumisas y abnegadas- tiene una mejor conciencia acerca del papel que juega en la sociedad y hace valer sus derechos. La historia transcurre en México, en un futuro cercano que “no dudo vaya a ocurrir realmente”. “Los habitantes de mi novela padecen el poder desmesurado de los soldados, quienes violan constantemente los derechos humanos. Asimismo, hay un gobierno paralelo en manos del narcotráfico y la ciudad está ultracontaminada. La diferencia ante lo que hoy vivimos es que los automóviles vuelan y hay embotellamientos aéreos”, subrayó.El bajista y compositor, cofundador de una de las bandas más influyentes del rock mexicano contemporáneo como es Botellita de Jerez, confió en conectar su novela con los jóvenes amantes del género, pues cada uno de los capítulos iniciaba con un extracto de la letra de varios temas representativos. Con ellos rindió homenaje a bandas y exponentes como El Tri, Hello Seahorse!, Caifanes, Café Tacvba, Descartes a Kant, Jessy Bulbo, Ruido Rosa, Teen Tops, Zoé, La Lupita, Sekta Core!, Carla Morrison y Santa Sabina, entre otros artistas. En éste último renglón destacó que además de dedicar la novela a su hijo Andrés, también la hizo en recuerdo para la cantante Rita Guerrero (1964-2011), a quien definió como “el ángel de todas las rebeliones”. “Desgraciadamente ella no supo nada de esta novela, pero me hubiera gustado. Era una chica zapatista, madre, gran mujer y gran amiga”, destacó el también poeta. “Rockboy y la rebelión de las chicas” también era una invitación a las bandas mexicanas para que cantaran en español y no en inglés. De ahí que convocara al concurso “Premio Antisocial Rockboy y la rebelión de las chicas para bandas y solistas de rock”, que tenía como fin ponerle música a la letra que aparece en las páginas centrales de la novela.El mejor arreglo, ya fuera de rock, punk, metal, ska, rockabilly, electrónico, grunge, pop, noise, treap hop, blues, reggae, sicodelia, progresivo, jazz, rock, guacarrock, rock urbano, rupestre o minimalista-jarocho y otras derivaciones, tendría la oportunidad de grabar el tema en un estudio profesional, además de filmar su respectivo videoclip. 

En un tuit que Vega-Gil publicó el 8 de mayo de 2014, dio a conocer a los ganadores de ese concurso: “primer lugar, Té de Brujas; segundo lugar, Helitté; tercer lugar, Juan Cubas Fridman”.El jurado estuvo conformado por Rubén Albarrán (Café Tacvba), Alfonso André (Caifanes), Lino Nava (La Lupita) y el propio Vega-Gil, quien en la entrevista a Notimex dio a conocer que a partir de esa novela, presentada en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, se dedicaría a escribir más para jóvenes que para adultos.“Lo haré porque siento mucho más solidario y claro el mundo de los jóvenes; además, siento una mayor necesidad de conectar con ellos, quienes leerán el día de mañana los libros para adultos”, comentó.De sus planes como músico, reveló que trabajaba en lo que sería el próximo disco de La HH Botellita de Jerez, tras lanzar digitalmente por la web los temas “Sin maíz no hay país” y “Domingo mi vida”. “Estamos haciendo tres nuevas rolas que saldrán a la venta el próximo mes y hasta que juntemos un buen material lo grabaremos para un disco. Tras la salida de Sergio Arau, nos reunimos con El Sr. González y Santiago Ojeda porque queremos reencontrarnos, buscar nuevos gustos y otra manera de componer”, puntualizó en aquel enero de 2014.