Tribunal niega a Florencia Kirchner extender tratamiento en Cuba

La hija de los expresidentes argentinos Néstor Kirchner y Cristina Fernández, Florencia Kirchner, quien se encuentra en Cuba por un tratamiento médico, deberá volver a Argentina el jueves por orden...

La hija de los expresidentes argentinos Néstor Kirchner y Cristina Fernández, Florencia Kirchner, quien se encuentra en Cuba por un tratamiento médico, deberá volver a Argentina el jueves por orden del Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5), que investiga acusaciones de corrupción.

El TOF 5 pidió además al abogado Carlos Beraldi que presente la historia clínica completa de Florencia e informe sobre su lugar de residencia en Cuba.

Beraldi había solicitado esta mañana extender la estadía de la joven en Cuba hasta que finalice su tratamiento médico, pero el tribunal refrendó su resolución que le impone regresar al país el próximo jueves.

La joven está procesada junto con su madre y su hermano Máximo Kirchner en las causas Los Sauces y Hotesur, por cargos de lavado de dinero a través de presuntas maniobras para canalizar dinero entregado por obras y concesiones públicas a Lázaro Baez y Cristóbal López, según reportes de la prensa argentina.

La senadora y exjefa de Estado Cristina Fernández anotó en su cuenta de Twitter que "solicitamos que se revoque la muy grave y absurda resolución que obliga a mi hija Florencia a interrumpir el tratamiento médico que está realizando en Cuba y regresar al país este jueves".

La exmandataria, que considera los cargos en contra de su familia como una persecución política, sostuvo que "no existe ningún acto procesal que requiera la presencia física de Florencia de manera inmediata, mucho menos si para ello debe interrumpir un tratamiento o someterse a un viaje que los médicos le piden expresamente que no realice".

Florencia es atendida en el Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas, dependiente del Ministerio de Salud de Cuba (CIMEQ), que en un certificado precisó que “como diagnóstico principal (definitivo)", la joven padece un trastorno de estrés postraumático.

La expresidenta aclaró que hasta ahora, su hija "cumplió con las citaciones que se le cursaron a efectos de ser notificada, de manera personal, tanto del auto de procesamiento como del embargo trabado sobre sus bienes" y "acudió a la oficina competente de la Cámara Criminal y Correcional Federal para que se le realizara el informe socio-ambiental ordenado".