El Tribunal Oral Federal 5 dio de plazo hasta el 4 de abril para que Florencia Kirchner regrese a Argentina desde Cuba, a donde viajó para ser sometida a tratamiento médico, y estableció un plazo de una semana para que presente su historia clínica completa.

Alberto Beraldi, el abogado de la hija de la senadora Cristina Fernández y el fallecido exmandatario Néstor Kirchner, había pedido a la justicia un permiso para que su defendida permaneciera en la isla caribeña por 45 días más, de acuerdo con medios locales de prensa.

Florencia Kirchner, de 28 años, presenta un cuadro de trastorno por estrés postraumático, síndrome purpúrico (pequeños derrames subcutáneos de color rojo), amenorrea, linfedema (una obstrucción del sistema linfático que produce acumulación de líquido e inflamación en el cuerpo) y polineuropatía desmielinizante.

El diagnóstico está incluido en el certificado médico que el abogado Beraldi presentó a la justicia y que Cristina Fernández hizo público en su cuenta de Twitter.

Médicos cubanos habrían advertido que no es recomendable viajar en avión para Florencia, quien está acusada junto con su madre y su hermano Máximo de integrar una asociación ilícita para lavar dinero del empresario Lázaro Báez a través de la firma Los Sauces, así como en la denominada causa de Hotesur.

La senadora y expresidenta Fernández afirmó la semana pasada que los trastornos médicos que padece su hija se deben al estrés al que ha estado sometida por la persecución de que es víctima por parte del gobierno de Mauricio Macri.

En tanto que los jueces que emitieron la resolución de este martes consideraron que el reporte médico sobre la salud de Florencia Kirchner fue "parco e insuficiente" por lo que solicitaron su historia clínica completa y un informe sobre los estudios a que es sometida en Cuba.