La directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla, manifestó la necesidad de aprovechar la infraestructura y recursos humanos instalados en el país para fortalecer la industria nacional.

Afirmó que los centros públicos de investigación deben formar recursos humanos que contribuyan a la mejora de los procesos de las empresas mexicanas para no depender de los industriales extranjeros.

La científica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se reunió esta tarde con el director del Cinvestav Unidad Querétaro, Mauricio López Romero, quien expuso de manera general el trabajo científico que se realiza en este centro.

Álvarez-Buylla reiteró la necesidad de que la labor de la comunidad científica tenga un verdadero impacto social, por lo que el organismo que preside está trabajando en programas nacionales que buscan atender problemas de salud y medio ambiente, entre otros.

Se refirió a los programas de agua, cáncer infantil y de impacto ambiental, entre otros. En ese sentido, invitó a la comunidad del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) a unirse a estos planes nacionales.

En su oportunidad, Mauricio López Romero coincidió en la necesidad de generar energía propia y destacó que en México existen instituciones educativas que forman recursos humanos con todos los conocimientos necesarios para que el país no dependa de otras naciones.

A manera de ejemplo, refirió que el Cinvestav Unidad Querétaro, en coordinación con la Universidad de Guanajuato, desarrolla un proyecto de tecnología mexicana que apunta a la protección de datos en las redes de comunicación.

Destacó que la Unidad que preside agrupa a 30 científicos, todos integrantes del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), además de contar con un programa de posgrados en ciencias de los materiales incorporado a los programas de calidad y competencia internacional del Conacyt.

Asimismo, subrayó que son sedes de dos laboratorios nacionales: El Laboratorio Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico de Recubrimientos Avanzados (LIDTRA); y el Centro Nacional de Proyección Térmica (Cenaprot).