Afirman que el Movimiento del 68 aún tiene mucho por contar

El Movimiento Estudiantil de 1968 aún tiene mucho que revelar, pues es sin duda uno de los grandes episodios de represión y autoritarismo que ha marcado la historia política de los movimientos...

El Movimiento Estudiantil de 1968 aún tiene mucho que revelar, pues es sin duda uno de los grandes episodios de represión y autoritarismo que ha marcado la historia política de los movimientos sociales en México, señaló el periodista y escritor Arturo Rodríguez García.

Entrevistado en esta ciudad, en el marco de su participación en la octava edición de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey), indicó que “sin duda y para bien o para mal, hay un antes y un después de lo que sucedió en el país durante 1968”.

“Hay muchas cosas que se han publicado, pero también datos esperando a ser revelados y temas que aún están por explorarse, sobre todo ahora que el gobierno mexicano ha optado por la apertura de los archivos históricos de ese movimiento social”, explicó el autor del libro Ecos del 68.

En especial, esta apertura de los archivos revelará cosas como la forma en cómo operaban las llamadas policías políticas, que jugaron un papel fundamental en la represión al movimiento estudiantil, así como a sus líderes.

Sobre su obra, indicó que como parte de su trabajo periodístico se dio a la tarea de investigar y recopilar los testimonios de aquellos personajes que tuvieron una participación directa y que consideraba importante rescatar y conservarlo en una memoria impresa que se logró con el apoyo de la editora de la Revista Proceso.

“Creo que la aportación más importante de Ecos del 68 es que es un proyecto que surge de un podcast (emisión de radio o de televisión que un usuario puede descargar de Internet) y a partir de ése, desarrollamos este trabajo impreso con la idea de exponer una perspectiva que vaya más allá de lo que se ha difundido del 2 de octubre”, dijo.

El libro contiene una serie de entrevistas con personajes como Pablo Gómez, Oscar Chávez, Sócrates Campos Lemus, Humberto Musacchio, José Vicente Anaya, entre otros.

Según el entrevistado, sus voces van dando forma al panorama que se vivía hace 50 años en México, además de revelar información e historias que difícilmente se encuentran en los recuentos que se han difundido por décadas.

“Cuando se habla del 68, ya gente piensa de inmediato en los hechos del 2 de octubre, sin embargo el movimiento fue y representa mucho más de lo que pasó ese día en la Plaza de las Tres Cultural en Tlatelolco”, abundó el comunicador.

“Pensando en eso, y en especial en los jóvenes, a quienes para mi era importante que el movimiento estudiantil tuvo muchísimos aspectos que no se limitan al 2 de octubre”, dijo y es por eso que se hizo la obra que se promueve en la Filey y en otros foros de promoción de la lectura.

“Hay influencias del movimiento del 68 en la música, en el periodismo, en la lucha por la equidad de género, en nuestra propia vida democrática. Ese movimiento estudiantil tuvo una riqueza extraordinaria que no se ha contado en su totalidad y por ello estamos seguros que aún hay mucho que contar de lo que pasó en México en 1968”, sostuvo.

Por ejemplo, yo creo que la música vino a suplir al periodismo como ese sector crítico y contestatario al que el periodismo mexicano dejó de lado por miedo al aparato represor de ese entonces y eso al igual que otros aspectos, son cosas de las que se conoce poco del Movimiento del 68, puntualizó.