Autoridades estatales informaron que se invierten más de mil 200 millones de pesos en el desarrollo de proyectos de infraestructura hidráulica que se ejecutarán este año en el Estado de México, en beneficio de diversos municipios y comunidades indígenas. 

En un comunicado, Rafael Díaz Leal Barrueta, secretario de Obra Pública, indicó que con esta inversión se atenderá a los habitantes de los municipios de Nezahualcóyotl, Malinalco, Atenco, Temoaya, Jilotepec, Texcoco, Timilpan, Villa del Carbón, Tenancingo, Ixtlahuaca y comunidades indígenas de Donato Guerra, entre otros,.

Señaló que el propósito es cubrir la creciente demanda de agua potable que tiene la entidad, cuya población, superior a los 17 millones de personas, representa el 13 por ciento del total nacional, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La Secretaría de Obra Pública es la dependencia que se encarga de diseñar e implementar políticas hídricas que promuevan el cuidado del medio ambiente, garanticen la disponibilidad de agua y la gestión sostenible de los ecosistemas, para lograr la resiliencia hídrica de largo plazo, retos planteados en el Plan de Desarrollo del Estado de México 2017-2023.

Es a través de la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM), que la dependencia ejecuta acciones precisas, alineadas a los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 de la ONU.

Añadió que específicamente al número seis, que se refiere a las acciones para “garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”, con el propósito solventar los retos en materia hídrica que caracterizan a la entidad.

De acuerdo con el Plan de Desarrollo, entre estos retos, destaca la sustitución de infraestructura, ya que, pese a que se da mantenimiento a la misma, existen equipos obsoletos que no han sido reemplazados. Otro reto es disminuir la pérdida de agua por fugas, en la infraestructura que ha rebasado su vida útil.

Estas premisas se cumplieron en el municipio de Nezahualcóyotl, donde el gobernador, Alfredo Del Mazo Maza, tomó la decisión de coordinar esfuerzos con el gobierno de la República para sustituir la tubería de más de 50 años de antigüedad e instalar una nueva red de abastecimiento de más de 250 kilómetros.

Actualmente, ningún estado o municipio realiza una obra de esta proporción, en la que se invierten más de 850 millones de pesos, puntualizó el titular de la Secretaría de Obra Pública.

El uso de tecnología de punta que disminuye al mínimo la necesidad de hacer excavaciones a cielo abierto, ha permitido recortar los tiempos de construcción y reducir las molestias para los habitantes de las 66 colonias que se verán beneficiados y que casi no notan la red de tubería que se teje debajo de sus calles, la cual lleva a la fecha, un avance físico del 32 por ciento.

La cobertura de agua potable en el Estado de México es del 97.5 por ciento, índice superior a la media nacional que es del 92.5 por ciento, la meta de la actual administración es alcanzar el 98.5 en el año 2023.

Con esa hoja de ruta, recientemente la CAEM puso en operación, en el municipio de Donato Guerra, el pozo profundo “San Antonio”, que beneficia a las comunidades indígenas Puerto de la Cruz, La Subestación y la Nueva Colonia Tres Puentes.

Además, la CAEM construye una línea y red de distribución de agua potable en Malinalco, donde los vecinos de la comunidad de San Simón el Alto se verán beneficiados por esta inversión de 10.77 millones de pesos.

En el municipio de Ixtlahuaca, se invierten 6.8 millones de pesos para dotar de agua a los habitantes de La Guadalupana, con la construcción de la red de agua potable. De igual manera, en Atenco, la CAEM lleva a cabo la construcción de un tanque elevado y una línea de alimentación a la red de agua potable, con una inversión de 3.36 millones de pesos.