La artista plástica boliviana Sonia Falcone, quien ha sido reconocida con el premio Solidaridad de Le Bal de la Riviera por su trabajo filantrópico, comenzará a trabajar en arte sostenible en pro de Los Cabos, donde vive desde hace algunos años.

También llamado arte verde, este tipo de proyecto toma en cuenta el impacto que las obras generan en contextos sociales y ambientales, toda vez que pretende su inclusión en aspectos relativos a la ecología, al tiempo que denuncia las acciones que degradan el entorno.

Los artistas sostenibles buscan optimizar el empleo de los recursos naturales para reducir la huella ambiental, motivo por el cual emplea materiales naturales, que respetan el medio ambiente, así como desechos y objetos abandonados (basura).

“Ahora lo que estoy haciendo es arte sostenible, quiero hacer de Baja California y también de mi ciudad de Santa Cruz (Bolivia), lugares más verdes, así que voy a ir a los basureros y encontrar materiales para construir mis nuevas obras”, compartió con Notimex.

“Estoy yendo a los ríos, arroyos, estoy muy interesada en todo lo que son árboles, flores, la naturaleza. He descubierto que hay un lugar aquí cerca de Cabo, como a 40 minutos, donde hay flores que se pueden comer, entonces, quiero ir a fotografiarlas y de ahí me voy a inspirar para hacer nuevas obras”.

Y es que sus metas, dice, han cambiado con el paso del tiempo, toda vez que en un principio uno de sus sueños era llegar a la Bienal de Venecia, algo que consiguió dos veces. Después, fue presentar sus obras en museos, lo que disfruta actualmente, por lo que atraviesa un momento muy calmado en su vida, ya que ha logrado lo que se ha propuesto.

“Así que ahora quiero ayudar mucho a nuestra comunidad, quiero estar más activa socialmente y también continuar creando, quiero hacer obras de arte sostenible, con elementos reciclados, para preservar todo lo que es de nuestro ambiente y para mantener intacta nuestra naturaleza”.

“Trabajaré con materiales naturales, todo lo que sea de la naturaleza, me gusta respetarla, no quiero que se dañe, quiero mantenerla intacta, quiero preservar lo que dios creó y la fuente más hermosa de la creación que nuestro creador nos dejó”, agregó.

A través del arte sostenible, Falcone confía en encontrar nuevas maneras para que los estados sean más verdes, así como “inspirar a otras personas para mantener toda nuestra zona natural, preservar los océanos y toda la zona marina y maravillosa que tiene Cabo”.

La autora de “Ventanas del alma”, admiradora de la pintora mexicana Frida Kahlo y la estadunidense Georgia O'Keeffe, reconoció que no será fácil este nuevo proyecto; sin embargo, recordó, nada en la vida lo es.

“Depende cómo nos posicionamos y dónde queremos ir, entonces, es buscar una meta y tratar de llegar a ella, no importa cual difícil sea al camino, pero llegar a ella”.

A la par de ello, la boliviana, quien se ha presentado en galerías de Mónaco, Venecia, Moscú, Hong Kong, Londres, Nueva York, Miami, Phoenix, Scottsdale, La Paz, Santa Cruz, Bogotá, Cabo San Lucas, Buenos Aires, Washington, Beijing y Palm Springs, se mantiene activa con Sonia Falcone Foundation.

Con su fundación invita a otras personas para que ayuden a crear las condiciones idóneas para alcanzar los objetivos, con un compromiso económico que apoye a diferentes campañas consistentes con otros programas modelo en diversas partes del mundo. Asimismo, el 10 por ciento de cada una de sus obras va a dicha organización.

Desde 2005 y hasta la fecha, la artista plástica ha ayudado a diferentes causas. “Uno de los temas que me interesa mucho es la música, me gustaría ayudar a niños para que se dediquen más a tocar instrumentos musicales y estén más conectados al arte de la música. En Bolivia, he invitado a algunos jóvenes artistas para que puedan exhibir sus trabajos en otras partes del mundo ya que ellos no han tenido la oportunidad de hacerlo”.

“También, siempre ayudo a los niños huérfanos, a las mujeres y, en este momento, estoy tratando de ayudar a los ancianos de Cabo San Lucas porque he encontrado un hogar de ancianos, como de 60, que las condiciones de vida están muy difíciles para ellos, entonces estoy invitando a otras personas a que me ayuden a poder darles apoyo y crearles un ambiente donde estén cómodos y tengan lo básico como baño, cocina, donde puedan dormir, pasar la noche y que estén en una mejor condición de vida básicamente”, concluyó.