La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) incluyó de nuevo a Cuba en la lista de países del área que violan las garantías individuales de su población, tras considerar que en la isla hay un ejercicio abusivo del poder que socava el estado de derecho.

Al presentar su informe anual 2018, la entidad dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA) afirmó que Cuba ha incurrido en "violaciones masivas, graves y sistemáticas de los derechos humanos garantizados en la Declaración Americana, la Convención Americana, o los demás instrumentos de derechos humanos aplicables”. 

La CIDH destacó en su documento que durante 2018 Cuba tuvo dos importantes eventos: el cambio de gobierno y la reforma constitucional.

Sin embargo, en la isla persistieron prácticas como restricciones arbitrarias al derecho de reunión, la presencia de un partido único, la prohibición de asociarse con fines políticos, y la negativa a incorporar propuestas provenientes de grupos disidentes al gobierno, entre otras acciones contrarias al estado de derecho.

Asimismo, la CIDH denunció que en Cuba continuaron las limitaciones a la libertad de expresión y las vulneraciones a los derechos a la libertad, a la seguridad y la integridad de la persona, así como a la protección contra las detenciones arbitrarias.

El organismo consideró que esas prácticas afectan en particular a defensores de los derechos humanos, líderes sociales y políticos, periodistas independientes, así como afrodescendientes, mujeres y miembros de la comunidad LGTBI, entre otros grupos considerados históricamente vulnerables.

Además de Cuba, la CIDH incluyó a Nicaragua y Venezuela en la lista de países que aplican políticas que violan los derechos humanos de su población.