La consultora EY recomendó ampliar a seis años o hacer permanente el decreto de estímulos fiscales en la zona de la frontera norte, así como analizar la conveniencia de extenderlo a todo el país.

El socio del área fiscal de EY Monterrey, Eduardo Martínez, estimó necesario hacer ajustes en la Ley de Ingresos y los estímulos fiscales otorgados por el Ejecutivo Federal en materia de Impuesto sobre la Renta (ISR) e Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la zona norte fronteriza.

Ello, para beneficiar a más contribuyentes (personas morales y físicas con actividad empresarial), y simplificar el proceso de devolución de IVA a efecto de elevar la competitividad en la región, argumentó durante la inauguración de las nuevas oficinas de la firma en la capital de Nuevo León.

El socio del área fiscal EY México, Óscar Ortiz, dijo que es recomendable ampliar este decreto de dos a seis años, o hacerlo permanente a través de la modificación a las leyes aplicables, a efectos de generar seguridad jurídica a los contribuyentes y favorecer la llegada de inversiones productivas.

Martínez consideró que a prácticamente dos meses de la entrada en vigor de esta Ley y sus reglas, se puede decir que es excluyente para contribuyentes que ya gozan de ciertos estímulos fiscales adicionales, como el sector maquilador, el cual es una turbina generadora de economía en la región y limita a empresas con operaciones en otras zonas del país.

Confiamos en que la autoridad realizará algunos ajustes, sin dejar de ser cautelosa, pues se trata de una iniciativa que al reducir en 10 puntos la tasa de ISR podría generar capital de trabajo, lo cual se traduciría en mayor actividad económica en la zona, enfatizaron los fiscalistas de EY en un comunicado.

En su opinión, en un año se podrán tener los indicadores para analizar la conveniencia de extender este decreto a todo el país, en línea con las tendencias internacionales de competitividad fiscal.

El pasado 1 de enero entró en vigor la “zona libre en la franja norte”, la cual tiene como beneficios fiscales la disminución del IVA al 8.0 por ciento y el ISR a 20 por ciento, por virtud de la publicación del decreto de estímulos fiscales región fronteriza norte, publicado en el Diario Oficial el 31 de diciembre de 2018.

El objetivo del decreto es establecer mecanismos que fortalezcan la economía de los contribuyentes de la frontera norte, mejorar la competitividad frente al mercado de Estados Unidos y así retener al consumidor en el comercio mexicano.

Asimismo, reactivar la economía doméstica regional con el fin de estimular y acrecentar la inversión, fomentar la productividad y contribuir a la creación de fuentes de empleo.

En el caso del ISR, los fiscalistas de EY recomiendan ampliar los beneficios del decreto para que esta pueda ser aplicado a todos los contribuyentes con ingresos en la zona norte y no solo a aquellos que obtengan ingresos “exclusivamente” en dicha zona.

Además, establecer un mecanismo especifico de devolución de IVA para quienes apliquen el programa, emitir nuevas reglas que aclaren el alcance y la aplicación de los beneficios y publicar la posible extensión de la inscripción al estímulo fiscal del IVA.