Alrededor de 70 por ciento del territorio mexicano posee algún tipo de vegetación de bosque, selva, zona árida, semiárida o manglares, informó la Comisión Nacional Forestal, al precisar que dentro de estas zonas se localizan once bosques relictos, algunos con especies casi extintas.

En un comunicado, expuso que en el Día Internacional de los Bosques, que se celebra cada 21 de marzo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) rinde homenaje a la importancia de todos los tipos de bosques e invitó a generar conciencia al respecto.

Señaló que la República mexicana conserva bosques relictos que mantienen una alta relevancia a nivel genético, de especies, ecosistemas y de paisajes.

Dichos bosques, destacó, son vestigios de territorios vegetales, cuya historia se remonta millones de años; han sobrevivido a los cambios climáticos y nos muestran cómo era la vegetación en grandes extensiones cuando las condiciones ambientales eran distintas.

El bosque mesófilo con arce azucarero en Jalisco es una comunidad de inigualable riqueza en el Occidente de México, donde además de maple, prosperan oyameles, helechos arborescentes, magnolias y naranjillo, entre otras especies que no se veían en nuestro país desde la última glaciación.

Mientras que bosque de niebla relicto de Copalillos, en San Luis Potosí, representa un importante vestigio, ubicado en los municipios de Tamasopo y Rayón. Ahí se aprovecha el cedro rojo, el encino y el liquidámbar. Sin embargo, algunas de esas especies se encuentran en riesgo, por lo que se llevan a cabo trabajos de conservación.

Agregó, a manera de ejmplo, que a 230 kilómetros de la capital de Chihuahua, en los alrededores del municipio de Bocoyna, se ven árboles que parecen extenderse hacia el cielo. Son de la especie Picea, estos majestuosos árboles son de más de 200 años de edad.