China e Italia estarían por firmar en breve un memorándum de entendimiento sobre cooperación en el marco de la iniciativa Cinturón y Ruta (B&R), con lo que sería el primer país miembro del G7, que une a los países más desarrollados del mundo, en hacerlo.

Medios de comunicación italianos han informado en ese sentido, mientras que funcionarios italianos han mostrado su apoyo a que el país se una al proyecto oficialmente, al señalar que los objetivos del B&R son constantes con el interés nacional.

De acuerdo con información del diario “Guangming Daily”, retomada por la agencia de noticias Xinhua, para el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, el B&R es una oportunidad histórica para Italia y sumarse a ella fortalecería la cooperación con China.

La iniciativa, ha dicho, es un gran incentivo para impulsar la interconexión en infraestructura, y muestra la voluntad de China de contribuir a la cooperación económica y comercial internacional.

Ha indicado que ambas naciones realizan un enorme esfuerzo para suscribir el memorándum de entendimiento y subrayó que Italia siempre ha considerado al B&R como una oportunidad central para el desarrollo económico y comercial.

Mientras que Michele Geraci, subsecretario de Estado del Ministerio de Desarrollo Económico de Italia, recordó recientemente en una entrevista que la disposición de Italia para participar en la iniciativa no es algo nuevo.

En su visita a China en 2018, refirió, el Viceprimer Ministro y Ministro de Desarrollo Económico, Luigi Di Maio, había declarado que Italia podría firmar el referido memorando de entendimiento sobre cooperación.

Geraci aseguró que Italia ha estado interesada durante mucho tiempo en el BRI, y la cooperación con China dentro de la B&R inició años atrás, cuando el entonces primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, asistió al primer Foro de la Iniciativa Cinturón y Ruta para la Cooperación Internacional, en mayo de 2017.

Por su situación en la zona mediterránea, Italia debe participar lo más pronto posible en tal iniciativa, a riesgo de perder la oportunidad de ser actor activo en la cooperación económica y comercial con China y atraer la inversión del gigante asiático, finalizó Geraci.