Al menos 15 peronas fueron detenidas hoy, luego que una marcha pacífica de la comunidad mapuche fue disuelta con tanques lanzagua y gases lacrimógenos por la policia chilena de Carabineros en Temuco, ciudad al sur de esta capital situada en la región de la Araucania.

Los Carabineros arremetieron contra unos mil manifestantes casi al inicio de la marcha, encabezada por la familia del asesinado líder mapuche Camilo Catrillanca y que partiría de la plaza Dagoberto Godoy para reclamar la desmilitarización de sus comunidades, con el argumento de que no estaba autorizada.

La Radio Bío Bío informó que la movilización tenía programado iniciar a las 10:00 horas, pero comenzó casi a las 12:00, y que marchara acompañada por observadores del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) por las calles Lautaro y Bulnes, para llegar a la Intendencia.

Sin embargo, a poco de comenzar, personal de Carabineros hizo uso de carros lanzaguas para disolver la manifestación, lo que produjo incidentes en el centro de la ciudad, y dejó una cantidad de manifestantes y peatones afectados por la gran cantidad de gas lacrimógeno lanzado por la policía.

Por la tarde se registraban incidentes en el centro de Temuco, en la Plaza Teodoro Schmidt y en las afueras de universidades en la ciudad.

El INDH en La Araucanía criticó el actuar de Carabineros, al estimar que atacaron sin provocación la marcha mapuche, y su director regional, Federico Aguirre, dijo a la emisora Bío Bío que pediría al mando Carabineros revelar quién dio la orden de disolver la concentración.

"La convocatoria devino en muy violenta, como consecuencia de una intervención que no entendemos, porque la marcha era completamente pacífica y no alcanzó a andar una cuadra e inmediatamente se produjo una intervención con gases lacrimógenos, carros lanzaaguas", dijo Aguirre a medios locales.

Aguirre precisó que constataron ocho detenidos en dos carros policiales, y "estamos viendo la situación de las personas que van a ser trasladadas a la comisaría".

La emisora Radio Cooperativa reportó que entre los afectados por los gases en las afueras del Hospital Regional había personas de la tercera edad y niños, algunos de los cuales sufrieron vómitos.

Juan Catrillanca, abuelo de Camilo, aseguró que "queremos conversar y dar el discurso por el dolor y sentimiento que tenemos, no es para dañar a Carabineros ni maltratar a la gente de Temuco", pero lamentó que "no hay señales (de diálogo), sólo amedrentamiento".

Marcelo Catrillanca, padre de Camilo, planteó que "lo único que podríamos decir nosotros es que la investigación que se está llevando con la situación de Camilo, creo que vamos en un bien pie, pero también le queremos decir al Estado chileno, a los impulsores de la violencia, que no sigan entorpeciendo la investigación".

"De acuerdo a la situación de hoy día, creo que el fiscal está siendo muy presionado por los agentes políticos, cosa que nosotros no quisiéramos",  dijo.

El intendente de La Araucanía, Jorge Atton, aseguró a su vez que "todo el mundo se puede manifestar respetando a los demás, en orden, sin vandalismo", indicó que "le pegaron a un periodista, además rompieron semáforos, hicieron destrozos", y atribuyó la violencia a la "delincuencia, no al pueblo mapuche".

Expresó que están "abiertos al diálogo, pero dentro del Estado de Derecho, Chile es uno solo, y tolerancia cero a todo lo que sea violencia", advirtió.

Manifestaciones similares se realizaban de manera simultánea en diversos lugares del país, donde hasta el momento no se reportaban incidentes.