México debe abordar de manera realista el consumo de la marihuana, planteó el senador de Morena, Miguel Ángel Navarro Quintero, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara Alta.

Al participar en el “Foro Mariguana México”, realizado en el Senado, el legislador recordó que este país produce y consume cannabis, que también necesita para fines médicos y científicos.

Por otra parte, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a través de amparos y jurisprudencia, ha planteado tiempos específicos que no permite evadir la discusión de cómo se debe reglamentar el consumo de la cannabis con fines lúdicos.

De ahí que el Senado está dispuesto a abordar este debate no sólo con parlamento abierto, sino como un país abierto que, además, tiene fechas fatales hasta los últimos días de octubre.

“Consideramos que habremos de llegar al proceso de foros antes de que termine el 30 de abril y dar paso, con otras comisiones, a un marco legal apegado a lo que la sociedad opine”, destacó.

Durante el foro, convocado por la legisladora Jesusa Rodríguez, el senador Navarro (médico de profesión) aseguró que México está obligado a cambiar de paradigmas y abordar los temas en su justa dimensión, incluyendo el consumo de marihuana.

En su oportunidad, el antropólogo Julio Glockner Rossainz, experto en plantas medicinales, destacó que la política prohibicionista que adoptó México desde principios del siglo XIX, respondió en su momento a ese mismo criterio impuesto por Estados Unidos, país que últimamente parece moverse en sentido opuesto.

Recordó que el uso de sustancias que alterna los estados de ánimo, ha sido ancestral en América Latina, pero desde la llegada de los españoles se consideró como “satánico”, aunque no así el consumo de alcohol, pues incluso el vino forma parte de la tradición católica.

En ese sentido, sostuvo que el debate no debe concentrarse en si las personas en lo individual están a favor o en contra de las drogas, es decir, no se trata de una valoración moral.

Es necesario que el debate se base en la información científica, para superar los prejuicios morales y que, particularmente, los funcionarios públicos aborden el tema con datos concretos.

Los secretarios de Salud, Jorge Alcocer y de Educación, Esteban Moctezuma, tendrán en ello un papel especialmente relevante, advirtió.