Entre uno y otro enfrentamiento a tres caídas con límite de tiempo, bailarines y bailarinas se enfrentaron para mostrar sus propuestas en danza contemporánea en CLANDESTINO, en el itinerante MUDA Museo de Artes.

Fernando Bravo, director del recinto cultural, explicó que el propósito del proyecto es acercar las artes al público no cautivo, es decir aquellos que no tienen acceso a las salas, y la idea es llevar la danza contemporánea a nuevos espacios.

“Se trata de un museo, pero sin lugar, un recinto que va a diferentes espacios y lugares, y una de las salas de exhibición es CLANDESTINO, que se trata de un evento sobre enfrentamientos con danza contemporánea, no pelean, sino muestran sus talentos dancísticos”, detalló Bravo.

En una construcción en obra negra, que sirve como escenografía con sus polines, piso de cemento y en algunas partes con algunas sillas, pero sobre todo con un pequeño ring, dividido con un lazo al ras del piso, el público se colocó alrededor del escenario y disfrutó de la danza.

Los primeros en salir al escenario fueron los bailarines Alberto Carlos y Francisco Monfarte, en la categoría de bailarines en formación, un enfrentamiento a tres caídas, la primera caída la hizo Alberto Carlos, luego Monfarte y al final ambos.

Los bailarines trabajaron muy bien sus propuestas, cada uno lo hizo individual y el tercer round salieron ambos al escenario, y el vencedor fue Francisco Monfarte.

El otro enfrentamiento lo protagonizaron las bailarinas con trayectoria: Liliana Sánchez y Lizanía Moguel, quienes cada una en su contienda, la armaron bien, y el público eligió a Moguel como ganadora.

El director de Museo de Artes detalló que se entrega un incentivo económico, pues la taquilla se divide entre los bailarines, y el ganador de cada categoría gana un porcentaje más alto que los demás.

Para la selección de los bailarines y bailarinas, agregó Bravo, se lanzó una convocatoria abierta y de ahí se hizo una curaduría para reunir a los actores del cartel.