El gobierno de Rusia adoptará medidas ante las sanciones introducidas por la Unión Europea (UE) contra ciudadanos rusos en relación con el incidente entre barcos rusos y ucranianos, ocurrido en el estrecho de Kerch en noviembre pasado.

La advertencia fue comunicada el sábado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, que describió como “sorprendentemente hipócrita y cínico” el “pretexto” dado por la UE para imponer sanciones a funcionarios rusos que cumplían con su deber.

Los afectados por las sanciones europeas son militares pero principalmente empleados del servicio fronterizo del Servicio de Seguridad Federal de Rusia (FSB, en inglés) que protegían la frontera estatal, precisó la cancillería en una declaración.

“La única culpa de nuestros oficiales es que suprimieron con acciones resueltas la ruda provocación organizada en el área del Estrecho de Kerch por las autoridades de Kiev el 25 de noviembre de 2018. La parte rusa no dejará sin respuesta la ‘acción antipática’ de la UE”, enfatizó.

Señaló que la decisión europea muestra una falta de respeto por el derecho de la Federación Rusa a proteger su frontera estatal, “es un camino irresponsable que solo alienta a Kiev a continuar su política de provocaciones que amenazan la seguridad de Rusia y de otros Estados de la región del Mar Muerto”, dijo.

Explicó que los barcos ucranianos cruzaron la frontera marítima de Rusia en un punto que era territorio ruso incluso antes de la reintegración de Crimea a la Federación rusa, en marzo de 2014, por lo que la detención de los buques y su tripulación se realizó conforme a las normas de derecho internacional.

“Los marineros ucranianos más tarde admitieron públicamente el carácter provocador del incidente”, agregó la declaración del ministerio, citada por la agencia informativa TASS.

El incidente se produjo cuando tres buques navales de Ucrania rompieron la frontera estatal rusa en el estrecho de Kerch e ignoraron las demandas legítimas de los barcos del FSB y de la Flota del Mar Negro para que se detuvieran de inmediato.

Debido a su negativa, los rusos efectuaron disparos para detenerlos, los miembros de las tripulaciones fueron arrestados y se abrió una causa penal en su contra por violar la frontera.