El estado de Río de Janeiro otorgará recursos por dos mil 592 millones de reales (unos 679 millones de dólares) a 72 investigadores del Museo Nacional, la institución científica más antigua de Brasil, que quedó destruido por un incendio el 2 de septiembre del año pasado.

De acuerdo con el edicto Apoyo Emergencial al Museo Nacional-2018, los 72 investigadores recibirán tres mil reales (unos 786 dólares) al mes durante un año, que serán entregados a través de la Fundación Carlos Chagas Filho de Amparo a la Investigación de Río de Janeiro (Faperj).

Durante una ceremonia en el Palacio Guanabara, sede del gobierno del estado, el director del Museo Nacional, Alexander Kellner, calificó este apoyo como "fundamental", ya que los investigadores contarán con fondos para trabajar, informó un despacho de la agencia noticiosa Brasil.

Roberto Leher, rector de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), a la que está adscrito el Museo Nacional, señaló que la investigación es una de las líneas de trabajo para la reestructuración del museo.

El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, destacó por su parte que los recursos de la Faperj son sólo la primera contribución del Ejecutivo estatal para la reconstrucción del recinto.

"Son investigadores, van a reconstruir la parte histórica, hacer la reconstrucción del museo, de todo lo que se ha perdido en términos de investigación. Ellos van a rehacer las investigaciones para que podamos hacer la reconstrucción de lo que (el museo) era antes del incendio", añadió Witzel.

El gobernador hizo un llamado a la población para que se sume a la iniciativa Museo Nacional Vive, mediante la cual se recaban contribuciones para la reconstrucción de la institución, cuyo costo está estimado en 300 millones de reales (unos 78 millones de dólares).

El director del museo reveló que, de los 300 millones de reales estimados para la reconstrucción total del edificio principal, 55 millones (unos 14 millones de dólares) ya fueron obtenidos como resultado de una reforma fiscal aprobada por la bancada federal de Río de Janeiro.

Kellner comentó que el trabajo de rescate continúa y que los investigadores han encontrado mucho más material y en mejores condiciones de lo que se esperaba, dadas las proporciones del incendio, que destruyó una de las colecciones de antropología e historia natural más grandes de la región.

Muestra de ello son las 103 piezas de la exposición "Museo Nacional Vive-Arqueología del Rescate", abierta al público desde el 26 de febrero pasado en el Centro Cultural Banco do Brasil (CCBB), en el centro de Río.

Kellner consideró que están dadas las condiciones para reabrir el museo este año y reanudar las visitas del público a una parte del acervo.

El incendio del Museo Nacional, ocurrido la noche del 2 de septiembre pasado, arrasó la mayor parte de unos 20 millones de artículos de valor histórico y cultural, incluidos los restos humanos más antiguos encontrados en América.