Auditoría Superior capitalina gastó casi 4 mil mdp en fiscalización

El diputado local, José Luis Rodríguez, afirmó que en los últimos cinco años, la Auditoria Superior de la Ciudad de México realizó 916 auditorías que tuvieron un costo financiero para el gobierno...

El diputado local, José Luis Rodríguez, afirmó que en los últimos cinco años, la Auditoria Superior de la Ciudad de México realizó 916 auditorías que tuvieron un costo financiero para el gobierno local de unos tres mil 700 millones de pesos, quedando como mera tapadera de la corrupción.

“Ni siquiera arrojó 100 procedimientos disciplinarios o resarcitorios. No hay ni siquiera un esquema en el que se pueda pensar que hay una correcta fiscalización”, consideró el vicecoordinador de la bancada morenista del Congreso local.

Ojalá, dijo, esos menos de 100 procesos resarcitorios fueran porque somos una ciudad extraordinariamente responsable, con un manejo del presupuesto público adecuado, donde la fiscalización no detectó nada.

Durante la inauguración del Foro Corrupción, Derechos Humanos y Responsabilidad de los Servidores Públicos, señaló que la percepción de la ciudadanía no va de la mano con los resultados de las auditorías.

Puso de ejemplo los más de mil 500 millones de pesos que no pudo acreditar la legislatura pasada en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), dirigidos a la reconstrucción de viviendas afectadas por los sismos de 2017.

“Las antes delegaciones como Benito Juárez, Coyoacán, Cuauhtémoc, particularmente Coyoacán, el uso de los recursos destinados al sismo, fueron destinados para la compra de tenis y uniformes escolares en una etapa de emergencia y en una etapa de carácter electoral”, subrayó.

En materia de corrupción y rendición de cuentas por los servidores públicos, se tiene mucho por hacer y es importante vincularla a una perspectiva de derechos humanos, pues impacta directamente en la vida de los capitalinos.

Afirmó que para combatir la corrupción y la impunidad que dejaron las anteriores administraciones se deben unir esfuerzos y voluntades con la ciudadanía.

De acuerdo con Rodríguez Díaz de León, sólo puede tener resultados si se abre a la ciudadanía, si genera un esquema de construcción legislativa diferente.

“Donde la voz de los sin voz pueda empezar a tener eco en esta tribuna, donde pueda empezar la construcción de un esquema parlamentario diferente y donde uno de los ejes fundamentales es el que tiene que ver con la rendición de cuentas”, puntualizó.