Activista iraní condenada a 38 años de prisión y 148 latigazos

La destacada abogada iraní y defensora de los Derechos Humanos, Nasrin Sotudé, quien es reconocida por representar a las mujeres que protestaron sin el velo islámico en público, fue sentenciada a 38...

La destacada abogada iraní y defensora de los Derechos Humanos, Nasrin Sotudé, quien es reconocida por representar a las mujeres que protestaron sin el velo islámico en público, fue sentenciada a 38 años de prisión y 148 latigazos, reveló hoy su esposo, Rezan Jandan,

En un mensaje publicado en su cuenta en Facebook, Jandan destacó que Sotudé ha sido condenada por un Tribunal iraní a cinco años de prisión por uno de los casos que pesan en su contra y a otros 33 años de cárcel y 148 latigazos por el segundo.

Jandan no dio detalles de los cargos por los que fue condenada la prestigiada abogada y líder activista iraní, quién según el Centro para los Derechos Humanos en Irán (CHRI) fue declarada culpable de crímenes contra la seguridad nacional, según reporte de la agencia Europa Press.

Sotudé, quien representó a mujeres que se quitaron la yihab (velo, usado por las mujeres islámica) para protestar en público contra el código de esta vestimenta obligatorio en Irán, fue arrestada el 13 de junio pasado y recluida en la prisión de la ciudad de Envin.

La abogada fue juzgada en rebeldía, el 30 de diciembre, luego que se negó a comparecer ante el Tribunal en protesta por el proceso en su contra y porque no la dejaron elegir a su abogado, según su esposo, quien también se encuentra detenido por apoyar las protestas contra el uso obligatorio del velo que lideró Satudé. 

En tanto, Jandan fue detenido en septiembre pasado en su vivienda en Teherán y sentenciado en enero a seis años de cárcel junto, con el activista Farhad Meysami por encabezar una campaña para exigir a las autoridades iraniés la liberación de su esposa.

En 2010, la activista fue condenada a seis años de cárcel y se le prohibió ejercer, tras ser declarada culpable de propagar propaganda y conspirar para dañar a la seguridad del Estado, sin embargo, fue liberada en 2013 ante la presión ejercida por Estados Unidos y la organización Amnistía Internacional (AI).