Realizan exhibición de Uarhukua en plaza de Morelia

A fin de preservar las tradiciones de los pueblos indígenas del estado, se llevó a cabo una exhibición del Uarhukua -juego de pelota purépecha- o también llamado "juego de pelota encendida" en la...

A fin de preservar las tradiciones de los pueblos indígenas del estado, se llevó a cabo una exhibición del Uarhukua -juego de pelota purépecha- o también llamado "juego de pelota encendida" en la Plaza Benito Juárez, del Centro Histórico de la capital michoacana.

La muestra al público estuvo a cargo del grupo de recuperación de tradiciones Jénchekua y el objetivo es mantener este tipo de actividades, a fin de que cada vez más personas conozcan de esta tradición.

La secretaria de Cultura en Morelia, Cardiela Amezcua, explicó que la Uarhukua es un legado del siglo XVI antes de nuestra era. “Esto quiere decir que este juego tiene 3 mil 500 años de antigüedad, hay vestigios en algunas comunidades como Cuitzeo donde existen piedras con figuras humanas con bastón”, dijo.

En este sentido, el maestro del grupo Jénchekua, Vladimir Silva Peña, detalló que en esta muestra participaron 18 alumnos que van desde la primaria hasta la universidad.

“El Uarhukua es más que un juego, yo creo que está más asociado a la cultura, a la cosmovisión, sí tiene parte y un matiz deportivo, pero nosotros procuramos destacar lo ancestral y la tradición”, puntualizó.

El docente del grupo Jénchekua enfatizó la importancia de preservar estas tradiciones en las nuevas generaciones.

“Para nosotros es muy valioso, porque se enseña historia, cosmovisión purépecha, valores, respeto a la naturaleza, es muy rico en muchos sentidos”, expresó.

El Uarhukua es el juego de bastones, y hay dos equipos que van detrás de una pelota en la modalidad de trapo o con una encendida que es empleada por la noche.

El juego tiene una naturaleza ritual, la cancha representa el universo, cada jugador es una estrella, los equipos son la noche y el día; esto, a su vez, tiene que ver con toda la dualidad en la naturaleza y en el hombre.