Mujeres jaliscienses comparten testimonio de vida

Para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Jalisco organizó el ciclo de conferencias "Resistencia, Rostro de la Mujer", en el que...

Para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Jalisco organizó el ciclo de conferencias "Resistencia, Rostro de la Mujer", en el que destacadas mujeres jaliscienses compartieron sus experiencias de vida con personal del Sistema.

La directora del DIF Jalisco, Ana Lilia Mosqueda González, invitó a que en esta fecha se reflexione sobre los derechos que se han ganado, pero también en lo que aún hace falta por lograr, trabajando desde cada una de las posiciones que se ocupan.

Ante decenas de mujeres, agregó que lo sustantivo desde todos los ámbitos es buscar la igualdad y más desde esta institución que busca el desarrollo integral de la familia.

Una de las conferencias impartida fue “El Desapego y la Libertad”, a cargo de las hermanas Alejandra y Selmi Castañeda, coaches de vida y especialistas en Tanatología; además de una encabezada por la ultramaratonista Beatriz Camiade, donde las conferencistas compartieron sus testimonios de vida.

Teniendo como sede el auditorio Fray Antonio Alcalde del organismo asistencial, las hermanas Castañeda hablaron sobre las dificultades que las llevaron a tomar la decisión de ayudar otros a encontrar su camino en la vida.

“Fue ahí donde encontré realmente mi cura, en ayudar a otros. Ustedes hacen una labor extraordinaria como el DIF, tantísimas personas que conocen en sus diferentes roles. Cada uno de ustedes son piezas fundamentales para cambiar el rumbo de México y el mundo, así de trascendentes somos”, dijo Alejandra Castañeda.

Por su parte, Beatriz Camiade, ultramaratonista de carreras extremas y madre de cuatro hijos, habló de cómo en el deporte encontró la fortaleza para superar una depresión que le impedía disfrutar la vida.

Al grado de que su familia pensó en internarla en una clínica para que se recuperara, situación que la llevó a reaccionar y preferir participar en una de las competencias más difíciles del mundo en la selva de Brasil, aún sin contar con la preparación necesaria.

Comentó que haber competido en esta prueba y concluirla, sin ser una deportista de élite, fue la experiencia que le mostró la gran fortaleza que toda mujer tiene para enfrentar retos, superar obstáculos a pesar de miedos o dudas, siempre y cuando trabaje en ello.

Recordó que en esa experiencia le quedaron grabadas las palabras de la organizadora de la prueba extrema en donde mencionó que sólo un pequeño número de participantes son mujeres y que nunca habían renunciado a finalizarla.

“A lo largo de todo lo que he estado estudiando, leyendo, observando, desde ahí me di cuenta de que todas como mujeres hayas decidido ser madre, o no, todas como mujeres tenemos un legado ancestral de fortaleza y de resistencia”, concluyó la competidora, que enfrentará su próxima prueba en mayo en Bután, país en Asia del sur.