Rehabilitan Casa de los Vientos, de Dolores Olmedo, en Acapulco

La Secretaría de Cultura del Estado y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) realizan de manera coordinada la restauración de los murales y rehabilitación de “La Casa de los Vientos”, que fue...

La Secretaría de Cultura del Estado y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) realizan de manera coordinada la restauración de los murales y rehabilitación de “La Casa de los Vientos”, que fue adquirida por Dolores Olmedo y se ubica en la calle Diego Rivera en el fraccionamiento la Playas.

El titular de cultura en el estado, Mauricio Leyva Castrejón se reunió con Lucina Jiménez, Directora del Instituto Nacional de Bellas Artes para afinar detalles sobre este espacio que fue rescatado y que se construyó en 1943.

La casa, ubicada en la zona del Acapulco Tradicional y en el cerro de la Pinzona, fue adquirida por Dolores Olmedo en 1948, quien mandó construir un estudio para el pintor Diego Rivera el cual hizo dos murales en el techo, uno en la terraza, dos más en los barandales y dos en la fachada.

En el año 2013, la Secretaría de Cultura de Guerrero y la Fundación Slim adquieren el inmueble con el propósito de conservar los murales y adaptar el espacio para su funcionamiento como Centro Cultural denominado La Casa de los Vientos.

El inmueble fue vendido en 3 millones de dólares por su depositario, Carlos Phillips Olmedo al gobierno federal, al gobierno del estado y a la fundación Carlos Slim.

La emblemática casa recibe, por parte de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero, limpieza y mantenimiento de la red de agua.

“La Casa de los Vientos” era de descanso de Dolores Olmedo en el puerto y entre las anécdotas que tiene el lugar es que Diego Rivera, el gran pintor mexicano, se hospedó ahí en el año de 1956.

En su estadía Rivera plasmó en una pared exterior y en el techo de la casa un mural de técnica mixta en la que empleó mosaicos y piedras de colores naturales, con clara influencia prehispánica.

La obra de Rivera es una clara alusión al Dios Quetzalcóatl, junto a otras imágenes, como un pequeño sapo, animal con el que Rivera solía representarse.

La Casa de los Vientos le abrió las puertas a políticos como Miguel Alemán Valdés; Adolfo López Mateos y otros personajes.