Dan el nombre de Ifigenia Martínez a salón de protocolos del Senado

La senadora del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Vanessa Rubio, reconoció la trayectoria de Ifigenia Martínez Hernández, no sólo como legisladora, sino como economista, diplomática...

La senadora del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Vanessa Rubio, reconoció la trayectoria de Ifigenia Martínez Hernández, no sólo como legisladora, sino como economista, diplomática, luchadora social y como “gran ejemplo para todas las mexicanas”.

Durante la ceremonia en la que se develó el nombre de la senadora de Morena para el Salón de Protocolos de la Mesa Directiva del Senado, Rubio Márquez sostuvo que darle el nombre de la senadora Martínez a este salón significa perpetuar el reconocimiento del Senado a esta gran mexicana.

Recordó que con su compañera Nuvia Mayorga Delgado, presentó, apenas el 12 de febrero pasado, la iniciativa para nombrar esta sala en honor a la senadora Ifigenia Martínez, propuesta que fue inmediatamente respaldada por todos los senadores.

Queríamos que aquí en el Senado de la República quedara una huella escrita, porque con eso honramos todo el trabajo que ha hecho Ifigenia Martínez por la gente, por las luchas sociales, por la estabilidad económica en nuestro país.

A su vez, el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Martí Batres Guadarrama, destacó dos de las muchas cualidades de su compañera de bancada: se puede hablar del pensamiento de la maestra Ifigenia Martínez en su visión de responsabilidad del Estado para construir una sociedad justa.

Pero también vale la pena destacar que se trata de una mujer de Estado, con una visión de transformación y una visión histórica muy precisas.

Acompañada por familiares y amigos, Ifigenia Martínez agradeció “tan inmerecido honor” y se dijo emocionada por compartir con sus compañeros de legislatura, “con quienes he tratado desde antiguas lides en una larga lucha política”.

Recordó que desde el lejano año del 76, cuando fue diputada federal en la L Legislatura y en compañía de un grupo de economistas “tratamos de sentar las bases de un nuevo modelo de desarrollo económico y social democrático, bajo la rectoría del Estado mexicano”.

La idea era que todos pudieran compartir los beneficios del desarrollo económico y social del país; que no hubiera niños sin escuela, mexicanos sin médico cuando lo necesitaran y, sobre todo, sin empleo.

“Me embarga una emoción muy particular y, al mismo tiempo, me compromete a poner todo mi empeño y experiencia para que todos juntos marquemos el destino de este nuestro México”, afirmó la senadora.

Y ofreció mantener la mira puesta en el combate a la desigualdad, a fin de erradicar la pobreza en un ambiente de paz, cuyo eje central sea la justicia y la prosperidad para todos.