Afirman en Sonora que acoso sexual y laboral manifiesta dominación

El acoso laboral y sexual son manifestaciones de un afán de dominación sobre otra persona, y quienes los padecen tienen la sensación de inseguridad y miedo, señaló Lucía Melgar Palacios...

El acoso laboral y sexual son manifestaciones de un afán de dominación sobre otra persona, y quienes los padecen tienen la sensación de inseguridad y miedo, señaló Lucía Melgar Palacios, investigadora y académica del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

La especialista dijo que quienes padecen acoso se considera una persona inferior o menos digno de respeto por su posición subalterna, por su género, orientación sexual u otro rasgo.

Invitada por el Colegio de Sonora (Colson) para impartir la conferencia “Tarea urgente: prevenir y sancionar el acoso sexual, dijo que se considera acoso cualquier conducta verbal o física no solicitada ni deseada que ofende, humilla y degrada a las personas.

El acoso se ha naturalizado bajo la apariencia de la seducción, anotó, y la persona que lo padece tiene sensación de inseguridad y miedo, lo que atenta contra el derecho básico de vivir en un ambiente propicio de desarrollo personal, intelectual o profesional.

“Esta discriminación persiste en creencias y prejuicios que empujan a las mujeres a circunscribirse al ámbito privado, a la maternidad, al cuidado y se ve en conductas discriminatorias o violentas que pasan desapercibidas en tanto la desigualdad de género es estructural”, destacó.

Melgar Palacios comentó que el acoso sexual es un problema recurrente en las universidades públicas y privadas mexicanas, de la capital y de provincia.

Subrayó que son las autoridades académicas las que tienen la responsabilidad y obligación de garantizar un clima propicio para el desarrollo personal e intelectual de la comunidad estudiantil.

 El problema de acoso se debe dejar de negar o minimizar, puntualizó la investigadora y académica del ITAM.