Afirman que faltó mayor análisis sobre reforma de derecho a la vida

Representantes de organizaciones civiles y de partidos políticos consideraron que faltó un mayor análisis a la reformas aprobadas a la Constitución Política de Nuevo León, en materia de Derecho a la...

Representantes de organizaciones civiles y de partidos políticos consideraron que faltó un mayor análisis a la reformas aprobadas a la Constitución Política de Nuevo León, en materia de Derecho a la Vida para el ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural.

La directora de la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac), Consuelo Morales Elizondo, estimó que se requería una discusión más amplia del tema del aborto.

“Considerar otros aspectos, entre estos el moral y escuchar las voces de expertos en la materia antes de aprobar una ley como la recientemente aprobada en Nuevo León”, manifestó.

Por mayoría, diputados de la LXXV Legislatura estatal aprobaron el miércoles, reformas a la Constitución Política de Nuevo León, en materia de Derecho a la Vida para el ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural.

Su aprobación se registró a casi cinco años de que diputados locales del Partido Acción Nacional (PAN), promovieran la reforma, y luego de que la Comisión de Puntos Constitucionales presentara la iniciativa al pleno, donde 30 diputados votaron a favor, ocho en contra y dos se abstuvieron.

Morales Elizondo aseguró que el aborto es algo muy complejo y doloroso para la mujer tanto física como emocionalmente.

Cuestionó el hecho de que con la reforma al Artículo 1 de la Constitución Política del Estado de Nuevo León para garantizar el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, se pretenda criminalizar y penalizar a la mujer que decida abortar.

Agregó que: “para que una mujer se embarace no lo puede hacer sola, entonces el hombre donde queda, porque criminalizar, porque penalizar, porque quieres que la mujer que aborte vaya a la cárcel y ¿el hombre que?”.

Subrayó que se necesita una discusión más amplia, porque al momento de la aprobación de esta reforma las decisiones fueron tomadas de una manera muy precipitada y no se consideraron voces expertas.

Morales Elizondo manifestó que nadie que no sea especialista en el tema debería atreverse a decidir sobre la vida de los demás.

“Yo creo que hay cuestiones morales que cada uno tenemos que vivir, yo como religiosa católica tengo mis propias convicciones, pero eso no me permite decir que la persona que aborte tiene que ir a la cárcel, o sea, yo no tengo ningún derecho a decidir sobre la vida de otra persona”, comentó.

Por su parte, el diputado local priísta, Marco Antonio González, coincidió en que debieron tomarse en consideración las opiniones de todos los sectores expertos en la materia y así como de los involucrados, sobre todo, del sector juvenil el cual es en donde más se dan los embarazos.

Señaló que no le gustó el hecho de que siendo una reforma constitucional de más de cinco años, a primera vuelta se haya aprobado en forma tan rápida y sin considerar opiniones expertas.

Rechazó el argumento de los diputados panistas que aseguró que en cinco años se realizaron mesas de trabajo para escuchar las diferentes opiniones.

“Yo estuve en la pasada legislatura y nunca se realizaron mesas de trabajo, tampoco se hicieron en los seis meses que lleva esta legislatura, si se hicieron fue hace cinco años y en cinco años todo cambia”, añadió.

Reiteró que hay que vivir los tiempos actuales e involucrar a la sociedad actual en los problemas que se tienen y no estar rescatando reformas constitucionales archivadas en el olvido.

En este caso, aseguró que no hubo una línea de su partido (PRI) para votar esta reforma ya que les dieron la libertad de dar su voto de acuerdo con su forma de pensar.