Entregan taxistas a Congreso capitalino dudas sobre aplicaciones móviles

La Unión de Taxistas Génesis de la Ciudad de México entregó a la Mesa Directiva del Congreso capitalino una pliego de seis preguntas que considero legislativas para la jefa de gobierno, Claudia...

La Unión de Taxistas Génesis de la Ciudad de México entregó a la Mesa Directiva del Congreso capitalino una pliego de seis preguntas que considero legislativas para la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y para el secretario

de Movilidad, Andrés Lajous, sobre las empresas de transporte público que trabajan con aplicaciones móviles.

En rueda de prensa frente al Congreso de la Ciudad de México, Daniel Medina, líder de la agrupación, expuso que el transporte que trabaja con apps lo hace al margen de la ley y sin ningún tipo de regulación por parte del gobierno capitalino.

Dijo que entre las preguntas que se busca que conteste la jefa del Gobierno capitalino se encuentran cómo se ha aplicado la Ley de Movilidad de la Ciudad de México a estas empresas que trabajan con aplicaciones móviles, y si dentro de esa ley existe un artículo específico para la regulación de las mismas.

Acompañado de un centenar de taxistas indicó que otro de los cuestionamientos es que si derivado de las posturas que manifestaron públicamente y que asumieron antes de ser funcionarios, siguen considerando a las empresas de transportes basadas o que funcionan mediante aplicaciones móviles, como un servicio que ofrecen “taxis pirata”.

Medina recordó las declaraciones del hoy secretario de Movilidad de la Ciudad de México, quien definió en su momento a esas empresas de transporte públicosque trabajan con aplicaciones móviles, como “taxis pirata”.

“Es una verdadera injusticia y una competencia desleal lo que han hecho con los taxistas de la Ciudad de México al permitir que Uber y otras empresas trabajen sin ningún tipo de regulación, sin pagar impuestos y en detrimento de miles de taxistas regulares”, apuntó.

La Unión de Taxistas Génesis de la Ciudad de México que aglutina a unos 800 conductores bloquearon el cruce de las calles de Allende y Donceles, frente al Congreso capitalino, para exigir que se legisle en la materia y se prohíba el servicio de transporte por medio de aplicaciones móviles.