Garantizada, frescura y calidad de pescados y mariscos en la capital

Sin miedo y con seguridad, la secretaria de Salud de la Ciudad de México, Oliva López Arellano, invitó a la ciudadanía a consumir pescados y mariscos frescos en este periodo de Cuaresma, pues está...

Sin miedo y con seguridad, la secretaria de Salud de la Ciudad de México, Oliva López Arellano, invitó a la ciudadanía a consumir pescados y mariscos frescos en este periodo de Cuaresma, pues está garantizada su frescura y calidad.

En el marco del inicio del Operativo Cuaresma en el Mercado de Pescados y Mariscos “La Nueva Viga”, López Arellano puntualizó que este lugar es un referente en América Latina para el consumo de pescado fresco.

En ese sentido explicó en conferencia de prensa la importancia de consumir productos del mar con seguridad, por lo que desde la dependencia local, mediante la Agencia de Protección Sanitaria, se hace un monitoreo permanente y un muestreo aleatorio de los productos marítimos.

Además, detalló que desde la dependencia se emiten recomendaciones para fomento sanitario, con lo que señaló que al momento de elegir pescados y mariscos se debe observar que la carne esté firme y las escamas bien adheridas a la piel.

Además, debe tener un olor agradable y fresco, mientras que las agallas deben ser rosadas o rojizas y los ojos saltones, brillantes y transparentes.

Añadió la importancia de mantener la cadena de frío y que permanezcan en refrigeración, más aun con la temporada de calor, así como en la importancia de un manejo higiénico de los productos.

En su oportunidad, la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada Molina, indicó que el mercado de la Nueva Viga es el más grande de venta de pescados y mariscos de América Latina, con una importante variedad de especies marinas procedentes de los más mil 400 kilómetros de litorales que hay en el país.

En la actualidad existe más certeza para impulsar al sector pesquero, aunado a que en este mercado se realiza 62 por ciento de la actividad comercial de pescado en el país.

A su vez, subrayó la necesidad de que los habitantes de la Ciudad de México coman más pescado y refirió que existe poca cultura de consumo de este alimento, así, precisó que se comen 6.5 kilogramos de pescado al año por persona, lo que es poco en comparación con la ingesta de otros productos.

Una de las limitaciones para el consumo de este producto es la creencia de sus elevados precios; sin embargo, en este mercado, dijo, es posible encontrar precios para todos los bolsillos; además, adelantó que se tienen planes de que se convierta en un centro turístico.

En tanto, la subsecretaria de Desarrollo Económico de la Ciudad de México,  Roxana Aguirre Elizondo, expuso la importancia de contar con información de las características y propiedades nutricionales del consumo de mariscos y pescados frescos y añadió que La Nueva Viga se distingue por comercializar productos con esta característica, pero también por quienes aquí trabajan.

El presidente del Consejo de Administración de la Nueva Viga, Arturo López, detalló que este centro distribución de pescados y mariscos, inaugurado en 1993, es el segundo mercado más grande del mundo en venta de pescados y mariscos, solo superado por el de Tokio, Japón.

Precisó que con una superficie de 900 metros cuadrados alberga 202 bodegas de mayoreo, 55 de menudeo y 165 locales comerciales, en este centro de abasto concurren cada día unos 25 mil consumidores y se comercializan más de mil toneladas de productos marinos, lo que representa casi 60 por ciento de la producción nacional.

Además se comercializan unas 540 especies nacionales e importadas, aunado a que genera más de siete mil 509 empleos directos y un número o calculado de indirectos.

Ello, añadió, evidencia la magnitud de este lugar, por lo que destacó la importancia de mejorar y modernizar la comercialización y operación de este núcleo económico.