Banco Central Europeo acuerda retrasar subida de los tipos de interés

El Banco Central Europeo (BCE) acordó hoy retrasar la subida de los tipos de interés, así como inyectar liquidez condicionada a la concesión de crédito (TLTRO), a partir de septiembre de este año a...

El Banco Central Europeo (BCE) acordó hoy retrasar la subida de los tipos de interés, así como inyectar liquidez condicionada a la concesión de crédito (TLTRO), a partir de septiembre de este año a un plazo de dos años, a fin de preservar condiciones de financiación a la economía.

En la reunión del BCE, celebrada en Frankfurt, anunció la nueva ronda de operaciones de financiación a largo plazo con objetivo específico (TLTRO-III). Estas subastas de liquidez se realizarán cada tres meses entre septiembre de 2019 y marzo de 2021, con un plazo de vencimiento de dos años.

El presidente del BCE, Mario Draghi, indicó que las medidas se tomaron con la intención de asegurar que la inflación siga al alza y que el debilitamiento se produjo por factores geopolíticos.

"La persistencia de incertidumbres relacionadas con factores geopolíticos, la amenaza del proteccionismo y las vulnerabilidades en mercados emergentes parecen dejar huellas en la confianza económica", aseguró.

El Consejo de Gobierno del BCE espera ahora que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales al menos hasta el final de 2019 y en todo caso durante el tiempo necesario para asegurar la continuación de la convergencia sostenida de la inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2,0 por ciento a medio plazo, indicó.

El Banco rebajó las previsiones económicas para la zona euro en 2019 "hasta el 1,1 por ciento y desde el 1,7 por ciento anterior", mientras que su previsión para 2020 será de 1,6 por ciento, lo que representa una décima menos que hace tres meses.

La Institución señaló que esas previsiones no incluyen un posible acuerdo comercial entre Estados Unidos y China.

Draghi agregó que "complejidad del paquete de medidas adoptadas es una señal muy positiva (…) Los riesgos que el BCE observa en la zona euro siguen a la baja, mientras que en otras ocasiones, después de tomar decisiones de política monetaria, quedaban equilibrados. El BCE no pierde así la confianza en alcanzar el objetivo de inflación, aunque llevará más tiempo".