Llama consejera a establecer una cultura general de igualdad de género

En la apertura de espacios para el desarrollo de las mujeres en distintas áreas, se ha avanzado en términos de presencia política en legislaturas y alcaldías, al igual que en establecer una cultura...

En la apertura de espacios para el desarrollo de las mujeres en distintas áreas, se ha avanzado en términos de presencia política en legislaturas y alcaldías, al igual que en establecer una cultura general de igualdad de género, dijo la consejera electoral, Rosselvy Domínguez Arévalo.

La presidenta de la Comisión Temporal de Género en el Instituto Electoral y de participación Ciudadana de Tabasco (IPCT), subrayó que ello debe mantenerse visible y en constante trabajo para abrir más oportunidades.

Destacó que en la última elección, los lineamientos del principio de paridad debieron ser inventados por los órganos electorales pues en la reforma los legisladores no dejaron cómo materializarlo.

Abogada de profesión, decisión que dijo tomó desde la adolescencia, con Maestría en Educación y Doctorado en Derecho, resaltó que Tabasco fue pionero en ese trabajo y otros institutos los pedían pues era motivo de responsabilidad no elaborarlo; tan así, refirió, que les costó el puesto a los consejeros del estado de Chiapas.

Los lineamientos aprobados por los tribunales electorales tras impugnaciones, permitieron que hoy en Tabasco la presencia de diputadas locales pasara de 37.2 a 51.5 por ciento en la actual Legislatura, así como tener siete alcaldesas de un total de 17 ayuntamientos, lo que le da primer lugar en porcentaje a nivel nacional.

“Y ni qué decir de regidurías, están invadidas por mujeres; hubo medios de impugnación en los que hombres estimaban como agravio que había sobrerrepresentación de mujeres en ayuntamientos y que había que hacer un ajuste a la inversa y el tribunal lo desestimó porque esa es la esencia de la acción afirmativa”, indicó, previo a la celebración del Día Internacional de la Mujer.

Domínguez Arévalo fue electa por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) en 2017 por un periodo de siete años y fue, junto con el también electo consejero Víctor Mejía Naranjo, los dos únicos que decidieron recortarse el salario en 20 mil pesos mensuales al asumir el cargo.

Dedicada a la carrera judicial, pasó desde actuaria por varios puestos hasta secretaria general de acuerdos del Tribunal Electoral de Tabasco (TET) en 2015.

“Es como el motor de la institución, por ahí pasa el análisis jurídico y de todo tipo de los documentos o acuerdos que se generan, entonces todo lo que me había formado, todo lo que había aprendido como que en ese momento se detonó”, expuso en entrevista con Notimex.

Incluso, allí le correspondió el trámite de anulación propuesto por el TET de la elección para alcalde de Centro (Villahermosa) que después revocó la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y al final ratificó la Sala Superior.

“La reivindicación vino cuando el máximo órgano en materia electoral confirma la nulidad y aparte la confirma no como en otros asuntos que tienen por mayoría o que hay para los dos lados, los magistrados de la Sala Superior confirman por unanimidad y nos dan toda la razón”.

Un avance en materia de género en el TET, dijo, fue la impugnación que la magistrada Yolidabey Alvarado de la Cruz, interpuso para tener derecho a ser presidenta del órgano y el TEPJF le dio la razón y fue la primera presidenta mujer del Tribunal estatal.

“Y rompe todos estos paradigmas, se legitima el Tribunal; entonces claro que eso le da al género una nueva visión de que no nada más son inteligentes y eficientes, son honradas, además son íntegras”, abundó.

De esta forma, comentó que el TET mejoró en todos los aspectos con una mejor visión del trabajo, la diferencia de cómo trabaja un hombre a una mujer, más pulcro, más limpio, más transparente; “no estoy hablando de todos los hombres y de todas las mujeres, pero se tuvo una oportunidad de demostrar que el trabajo de una mujer era de bastante calidad”, apuntó.

El reto en el caso de las alcaldesas, regidoras y legisladoras, señaló la consejera electoral, es combatir los prejuicios en el ejercicio diario del trabajo, pues hay síndicos que quieren mandar en el Ayuntamiento donde una mujer es la presidenta municipal.

“Ese tipo de cosas todavía se perciben, es lamentable, pero tiene que ver cómo van dándose el lugar que corresponde. En un ayuntamiento un hombre dijo: ‘tómate la foto con tus mujeres'. Ellos todavía lo ven como una cuestión que se dio de casualidad, que se les dio de suerte y no fue así”, añadió.

Ha sido, recordó, resultado de muchas luchas feministas, de resoluciones, de medios de impugnación para cambiar lo que ahora es una realidad; “pero el no tener ese contexto en la historia de lo que ha venido sucediendo quizá no te hace apreciar el lugar en donde estás, el cómo ganaste ese sitio que viene de muchos años de lucha”, ponderó.

A manera de comparar la desigualdad en el acceso a cargos públicos refirió que desde que Tomás Garrido en 1925 dio derecho al voto a la mujer, hasta el 2017, en Tabasco habían llegado alrededor de 504 presidentes municipales y solo siete mujeres, por lo cual se requirieron acciones afirmativas o de discriminación a la inversa para cerrar la brecha de forma más acelerada, pero que no serán para siempre.

“Estas acciones son por un periodo determinado; es decir, cuando quizás antropólogos, sociólogos, politólogos y abogados digan: ‘la brecha ha sido resarcida’. O sea, ya hay una compensación y ya más o menos en la historia está compensado el número de mujeres con el de hombres; ya no van a tener que aplicar, ya van a competir con libertad, solamente como personas”.

Por ello, destacó la labor conjunta entre las áreas de género de cada instancia, tanto gubernamental o legislativa, con organizaciones y con el IEPCT, hoy es presidido por una mujer como Maday Merino Damián, para avanzar más en generar igualdad de condiciones.

Rosselvy Domínguez, quien combina su papel de madre con el de profesionista, mencionó que se trabaja en profesionalización y llevar temas de género a los partidos políticos, con talleres abiertos a los hombres y mediante el uso de un lenguaje incluyente, no sexista.

La única forma de poder avanzar en los temas de género, resaltó, es en red, en coincidir y colaborar para avanzar en los planes de trabajo de cada instancia y aprovechar mejor los recursos ante la austeridad.

Destacó que ha sido el respeto a la diversidad ideológica lo que ha permitido al órgano electoral acompañar a todas las áreas de igualdad de género por lo cual se ha acompañado a los legisladores en los nuevos lineamientos de paridad, así como en temas de violencia política para elaborar una iniciativa.

“Es lo relevante. Por eso vemos que se crean leyes y no se materializan, pero cuando se trabaja de esta manera interinstitucional y se escucha a quienes saben de la materia es más sencillo y se ha tenido esa apertura y la Legislatura y los órganos electorales se verán favorecidos porque será más sencillo operar todo”, añadió.

En compaginar su actividad profesional con la familiar, mencionó que a veces la familia juzga en base a la responsabilidad con los hijos, pero eso ha quedado atrás y ahora ofrecen ayudarla.

“Consideré mucho tiempo que teníamos que ser súper mujeres y demostrar que podíamos con todo, pero ahora tengo otra visión; no ser una súper mujer, sino desarrollarme en lo que me gusta y hasta dónde me alcance para cuestiones de crianza o doméstica porque debe ser compartido”, consideró.

En este punto, resaltó que la cultura debe modificarse y por eso se incluye a los varones en todos los temas; “porque de nada sirve tener todas una conciencia de género si la contra parte o con quienes convivimos no tienen la menor idea y creen que es problema solo de la mujer. Y el Estado también tiene que ayudar”, puntualizó.