Fotógrafo Valery Katsuba muestra belleza indígena en exposición

El fotógrafo bielorruso Valery Katsuba descubrió la presencia indígena en las calles de la Ciudad de México al llegar al país el año pasado, y encontró sus primeros modelos en el Zócalo, con los que...

El fotógrafo bielorruso Valery Katsuba descubrió la presencia indígena en las calles de la Ciudad de México al llegar al país el año pasado, y encontró sus primeros modelos en el Zócalo, con los que trabajó en el patio del edificio de la Academia de San Carlos.

El resultado de esta colaboración espontánea, se observa un registro artístico de  contrastes y similitudes entre la estética clásica.

Ello, particularmente en lo referente a las esculturas renacentistas y las copias de esculturas clásicas expuestas en la Academia y los danzantes llamados concheros que recuperan, a su manera, las tradiciones culturales indígenas.

En entrevista, el fotógrafo bielorruso dijo que Sergei Eisenstein le dio mucha inspiración con su película “Que viva México”, ya que pudo ver la belleza de la gente de este país, en especial de los indígenas.

“Viendo cánones de belleza que nosotros tenemos en Europa en la Grecia y Roma antiguas, el academismo, y viendo la película y las caras de la gente indígena en México entendí que hay algo parecido en presentación en la tradición europea y aquí también existe”.

Entusiasmado por esta convergencia Katsuba y José Manuel Spinger, curador de la muestra que se presenta en el Museo Nacional de San Carlos, se dieron a la búsqueda de indígenas del llamado juego de pelota, por considerar que brindaba una oportunidad para retratar su cuerpo, raza y la estética de una antigua tradición.

Las fotografías de la serie Juego de Pelota fueron realizadas en el patio del Museo Nacional de San Carlos.

Al respecto, José Manuel Spinger dijo que las fotografías no sólo tienen que ver con la belleza sino con la agilidad, el movimiento del cuerpo, la estructura racial, los caracteres, estereotipos que también se hacen y se van extendiendo en la cultura sobre las razas y las subculturas del México indígena.

Cada cultura va desarrollando siempre un concepto de la belleza, de la plenitud de la vida, y en este caso hay una similitud tanto en las fotografías tomadas en San Petersburgo como las que se tomaron en Madrid y en México.

La exposición fotográfica de Valery Katsuba se denomina “Modelos clásicos y contemporáneos", que alterna con esculturas y pinturas del acervo del Museo de San Carlos que son contrastadas con la película de Sergei Eisenstein.

"Que viva México” fue actualizada en 1994 cuando se le añadieron imágenes que habían permanecido en el archivo de Mosfilm, durante décadas, con lo que el público mexicano podrá acceder a la más reciente versión de la película.

Por su valor testimonial, así como por la relación que existe entre el realismo fotográfico, el clasicismo de la academia artística y el trabajo cinematográfico, la proyección de la cinta al lado de las fotografías constituye una interesante muestra de la mirada foránea.

”Modelos clásicos y contemporáneos” estará abierta hasta el próximo 31 de marzo en el Museo Nacional de San Carlos, ubicado en Puente de Alvarado 50, colonia Tabacalera.