Advierten sobre un incremento del tráfico de drogas de Sudamérica

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) advirtió hoy sobre un incremento del tráfico de drogas procedente de Sudámerica, debido a la escasa presencia del Estado en algunas...

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) advirtió hoy sobre un incremento del tráfico de drogas procedente de Sudámerica, debido a la escasa presencia del Estado en algunas zonas de esos países y la "fuerte" ruta que representa el río Amazonas.

Existen dos problemas “de base” por los cuales el narcotráfico pulula en América Latina, indicó Luis Otarola Peñaranda, miembro de la JIFE, al comentar el informe de 2018 del órgano de la ONU encargado de vigilar el cumplimiento de los tratados contra las drogas.

De acuerdo con Otarola, en amplias zonas de países de América del Sur, como Perú, Bolivia y Colombia, hay condiciones propicias para la siembra de los cultivos ilícitos, ante la falta de infraestructura y la presencia del Estado.

Asimismo, existe "una ruta muy fuerte que es el río Amazonas en el que confluyen algunos envíos de Colombia y de Perú y luego ingresan por Venezuela y por Guyana o salen hacia hacia Europa y Estados Unidos", indicó Otarola.

Destacó que ha aumentado "no solamente la cantidad de coca que se siembra, sino también lo que se denomina la producción potencial de cocaína”, y que según el reporte de la JIFE, ello repercute en el mercado europeo, donde se ha registrado un mayor consumo de la droga.

Mencionó que en Colombia, el cultivo ilícito de hoja de coca aumentó entre 17 y 31 por ciento entre 2016 y 2017.

En 2013, había 48 mil hectáreas sembradas de hoja de coca en Colombia, cifra que se elevó a 171 mil en 2017, aunque subrayó que el gobierno colombiano ha lanzado un programa de desarrollo alternativo integral y sostenible.

La JIFE expresó además su preocupación por lo que está ocurriendo en Honduras, debido al traslado y la toma de algunos puntos de este país para el acopio y distribución de estupefacientes hacia Norteamérica y Europa.

"Otro dato que preocupa es que el 11 por ciento de la incautación mundial (...) de cocaína correspondió a Centroamérica, con especial incidencia en Panamá".

Sin embargo, destacó que algunos países de Centroamérica y el Caribe han venido colaborando, a través de una serie de iniciativas estratégicas, en la lucha contra la delincuencia organizada y el tráfico de drogas y en la promoción de un enfoque eficaz para la reducción de la demanda de narcóticos.

Entre esas iniciativas figuran la Red de Fiscales contra el Crimen Organizado, proyecto de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) para fortalecer la cooperación en investigaciones penales y justicia penal a lo largo de la ruta de la cocaína en América Latina, el Caribe y África Occidental.