Pese a avances, continúa justificándose el rechazo a comunidad LGBTTTI

A pesar de los grandes avances alcanzados de igualdad, continúan los actos de violencia y discriminación contra las personas de la comunidad LGBTTTI y es ese rechazo al cambio en el que se legitiman...

A pesar de los grandes avances alcanzados de igualdad, continúan los actos de violencia y discriminación contra las personas de la comunidad LGBTTTI y es ese rechazo al cambio en el que se legitiman social y culturalmente las expresiones de violencia, rechazo y discriminación, destacó el titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), Jaime Rochín Rincón.

Durante la presentación Diagnóstico Nacional sobre Discriminación hacia personas LGBT en México, resaltó la importancia de dicho estudio, pues una sociedad que protege a todas y a todos sus integrantes bajo sus mismos derechos es una sociedad plena.

El respeto y la inclusión constituyen en un terreno más fértil para garantizar la paz, mientras que el recelo y la ignorancia conforman el suelo en el que proliferan el miedo y la agresión, advirtió.

Esto conlleva que cuando existen violaciones de derechos humanos o delitos contra las personas LGBTTTI se sumen estigmas y prejuicios que profundizan, agravan y los revictimizan, así las víctimas enfrentan barreras en vez de puertas y reciben juicios en lugar de justicia.

En ese ejercicio de planeación, en este contexto que se perfilan las rutas de trabajo para los siguientes seis años, conocer los datos del Diagnóstico es crucial y que se haga partiendo de una nación que no es otra cosa que el territorio que incluye a todas y a todos, enfatizó.

De acuerdo con el estudio, tres de cada cuatro mexicanos de la comunidad cuentan con estudios universitarios o de preparatoria, en tanto una de cada 10 completó algún posgrado y menos de 10 por ciento señaló la secundaria y primaria como su máximo nivel de preparación académica.

Carmen Herrera, fundadora del Clóset de Sor Juana y consultora, expuso que la ocupación principal de las personas encuestadas, 24.69 por ciento, es estudiante, mientras que 15.97 es empleado privado.

En tanto, 12.63 por ciento trabaja en el servicio público, 10.63 por ciento se autoemplea, 10.81 por ciento es profesionista independiente, 6.03 por ciento es docente, 4.06 por ciento ejerce el trabajo sexual y el resto tiene otros empleos.

En la elaboración del Diagnóstico participó también Fundación Arcoíris/México-Por el respeto a la Diversidad Sexual, Asociación Civil.

De 2015 a 2017 se impulsó el proyecto y se recolectó la información a través de un cuestionario electrónico. En 2018 se sistematizaron e interpretaron los datos, a fin de generar recomendaciones y propuestas de acción concretas, derivadas del análisis del resultado.

Ello, destacó Carmen Herrera, permite profundizar en el conocimiento del contexto político, económico y cultural que beneficie a la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti, Instersexual y más.

Según el estudio, 32 por ciento de las personas de dichas poblaciones tienen un ingreso quincenal de mil a tres mil pesos, mientras que 25.4 por ciento gana entre tres mil uno y seis mil.

Además, 15.6 por ciento carece de percepción económica alguna; 14.1 por ciento percibe menos de mil pesos, 13.5 por ciento tiene ingresos de seis mil uno a 10 mil; 9.1 por ciento gana más de 10 mil pesos.

En el tema de la población trans se debe hacer un esfuerzo de igualdad y no discriminación en cuanto al tema laboral, ya que estas personas abandonan el hogar para poder vivir su identidad y necesitan tener derecho al trabajo y no es así, puntualizó Carmen Herrera.