Consejeros de la UAM cuestionan argumentos de autoridades en negociación

Un grupo de consejeros de órganos colegiados de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) establecieron que las autoridades de esa institución esgrimen argumentos “falaces” en la mesa de...

Un grupo de consejeros de órganos colegiados de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) establecieron que las autoridades de esa institución esgrimen argumentos “falaces” en la mesa de negociación con el sindicato, cuando afirman que el Colegio Académico tendría una posible solución al conflicto que vive esta casa de estudios una vez levantada la huelga, pues éste es la instancia que aprueba en su totalidad el presupuesto universitario.

Sin embargo, los mismos consejeros afirmaron que cuando en los órganos colegiados, en particular el Colegio Académico, han querido incidir en la modificación de los presupuestos -entre ellos tocar el tema de las excesivas compensaciones y estímulos otorgadas a los funcionarios- se les da una abierta negativa.

En una carta enviada a la comunidad universitaria, expusieron que este rechazo a incidir en el presupuesto de la UAM se da bajo el argumento de que “todo lo que tiene que ver con sueldos, salarios y contrataciones, se trata con el sindicato, y las compensaciones y estímulos no se explica de qué manera se otorgan, se aumentan o se disminuyen, por lo tanto, el argumento que han esgrimido en las mesas de negociación es una falacia”.

En la misiva, también dirigida al rector general de la UAM, Eduardo Peñalosa Castro, el grupo de 19 consejeros recuerda que el 20 de diciembre pasado, durante la sesión 452 del Colegio Académico, varios miembros de ese órgano colegiado preguntaron en el pleno si la UAM adoptaría las medidas de austeridad emprendidas por el nuevo gobierno federal, dado que rectores y directores de otras casas de estudios ya habían anunciado que devolverían parte de su salario a la Federación.

En esa misma sesión, comentaron, varios miembros de la comunidad de la UAM asistieron para exigir una mejor distribución del presupuesto universitario, reorientación de recursos destinados a pagar estímulos y compensaciones de la alta burocracia universitaria para las actividades sustantivas, transparencia y rendición de cuentas de los recursos financieros universitarios, al ser estas demandas históricas del movimiento estudiantil, retomándolo por última vez en el paro de 2016.

Sin embargo, externaron, ante estos planteamientos “varios miembros de este órgano catalogaron de moda, de ridículo e incluso indigno la reducción en los salarios de los funcionarios.

Hicieron notar que el rector general Eduardo Peñalosa se comprometió a analizar el tema sin establecer tiempos para ese análisis, "lo que de facto fue una negativa para aplicar la austeridad en el ejercicio 2019, y un silencio cómplice por el resto de los órganos personales presentes en dicho órgano colegiado”.

En la carta de los consejeros colegiados y académicos de las cinco unidades de la UAM, principalmente representantes estudiantiles y de personal administrativo, se señala que la Universidad “tiene la solución en sus manos y que todos los órganos personales -desde el rector general hasta directores de división- están en un momento decisivo donde pueden en un acto de justicia social hacer una reducción en su salario y las compensaciones que se dan al término del cargo, acorde a un verdadero compromiso institucional y en coincidencia con las exigencias de los diferentes sectores que conforman la comunidad universitaria”.