Salud de Sinaloa implementa operativo de inspección por Cuaresma

Autoridades del Sector Salud intensificarán las acciones de supervisión de establecimientos que se dedican al proceso, venta y distribución de pescados y mariscos crudos y preparados en Sinaloa...

Autoridades del Sector Salud intensificarán las acciones de supervisión de establecimientos que se dedican al proceso, venta y distribución de pescados y mariscos crudos y preparados en Sinaloa, mediante un operativo que culminará el 28 de abril.

El titular de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepriss), Jorge Alán Urbina Vidales, informó que para esto, la dependencia a su cargo implementará el Operativo de Vigilancia Sanitaria “Cuaresma 2019”.

Urbina Vidales, explicó que este operativo se lleva a cabo fundamentalmente en establecimientos como pescaderías, mercados, marisquerías, tiendas de autoservicio, plantas pesqueras y centro de acopio.

Se revisa, dijo, que se cumpla la normatividad en materia de higiene, para evitar las enfermedades gastrointestinales por el consumo de productos del mar en mal estado o contaminados durante su venta, preparación, conservación y transporte.

“Nuestro propósito en este operativo es supervisar y garantizar las buenas prácticas en la distribución, conservación y preparación de este tipo de alimentos”, comentó.

Exhortó a la población a consumir pescados y mariscos en establecimientos que cumplan con las medidas de conservación y que garanticen las condiciones básicas de higiene.

“Este operativo hará labores de supervisión en todos los municipios de Sinaloa, principalmente en los establecimientos que se dedican a la venta de mariscos”, anotó.

De esta manera, durante la Cuaresma, personal de Coepriss visitarán los establecimientos para constatar que estos productos y el hielo usado para su conservación, se encuentren en condiciones de higiene adecuadas.

“Supervisamos la trazabilidad de los alimentos con la finalidad de garantizar la cadena de frío, para que el producto se encuentre refrigerado o congelado desde su origen hasta el punto de destino”, dijo.

En algunos casos, señaló, se toman muestras para análisis de laboratorio y descartar que se encuentren contaminados con bacterias que causan enfermedades.

En caso de detectarse riesgos a la población, se procederá a la aplicación de medidas de seguridad como suspensión temporal o clausura del establecimiento, así como el aseguramiento y destrucción de productos contaminados, advirtió.

Como parte de esta vigilancia, dijo, capacitarán acerca de la correcta conservación, manejo, venta y consumo de estos productos y entregará material impreso con las principales recomendaciones e indicaciones para el consumo seguro de estos productos.

“Una de las recomendaciones es no descongelar los productos a temperatura ambiente pues al hacerlo se desarrollan bacterias”, apuntó.