Necesario insistir en equidad de género, afirma Instituto Electoral

El presidente del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), Mario Velázquez Miranda, reiteró la importancia de combatir y trabajar contra la violencia de política de género y la...

El presidente del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), Mario Velázquez Miranda, reiteró la importancia de combatir y trabajar contra la violencia de política de género y la discriminación, pues consideró que a pesar de que se han logrado avances importantes, persisten estos flagelos hacia las mujeres.

Al inaugurar el panel internacional “Mujeres, participación política y conquista de lo público, experiencias en Mexico, Colombia y Brasil”, se refirió a situaciones que se vivieron contra las mujeres en los comicios del año pasado.

“En el pasado proceso electoral se vivieron violencia y discriminación hacia la participación política de las mujeres y en muchas de las actividades y del quehacer cotidiano pareciera ya una situación común y normal, y lo peor que podemos hacer es normalizar las conductas discriminatorias”, expuso.

Dijo que dicha violencia y discriminación debe visibilizarse y que los observatorios configurados para ello muestren la manera en que se violentan los derechos de participación política de las mujeres o de cualquier actor importante para la sociedad.

Afirmó que estos observatorios han sido impulsados desde el IECM y con el Tribunal Electoral, con cada sentencia, se promueve la eliminación de estas prácticas nocivas para la democracia mexicana.

Previo al Día Internacional de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo, el consejero presidente dijo que este instituto ha creado una unidad especial de igualdad de género y derecho humanos para potenciar acciones que tengan mayor peso para alcanzar los objetivos de lograr una igualdad sustantiva y una participación política de las mujeres sin discriminación y ajena a la violencia.

Aseguró que los logros en la ciudad en estos aspectos dan pie a redoblar impulsos y generar acciones necesarias para alcanzar el gran objetivo de un participación verdaderamente democrática del país y en particular, de la capital mexicana.

Velázquez Miranda indicó que en los 20 años que se vota en esta capital se ha transitado en la participación de la mujer, que en su origines se dio por sentencias jurisdiccionales, para alcanzar en las elecciones de 2018, la paridad en el Congreso local.

Si bien 20 años son muchos no lo es para la participación política de las mujeres en esta capital, pero la paridad en los órganos legislativos y en las alcaldías representa un avance significativo, pues de los 33 distritos electorales, 15 fueron para mujeres y 16 para varones, lo que representa un equilibro importante, resaltó.

Señaló que durante ese lapso se han tomado las riendas de la definición de una participación política vinculada a elegir al gobernante de la ciudad, aunado a que en el proceso electoral de 2018, la intervención de la ciudadanía fue de más de 70 por ciento.

A su vez, la consejera electoral presidenta de la Comisión Permanente de Igualdad de Género y Derechos Humanos, Gabriela Williams, subrayó que el Día Internacional de la Mujer es la conmemoración de la conquista de un serie de derechos que se han dado desde tiempos inmemorables.

Comentó que pese a los avances en pro de los derechos de las mujeres, aún en 18 países de América Latina y del mundo, los esposos todavía impiden legalmente trabajar a las mujeres, pues en 39 países no tienen derecho de herencia y en 49 no hay leyes contra la violencia doméstica.

Mencionó que en México, una de cada cinco mujeres de 15 a 49 años de edad ha sido víctima de violencia física o sexual, y la principal causa de muerte de féminas se da en los espacios privados, en sus casas, y son por ahorcamiento o por arma blanca.

Destacó que estar en el espacio público es adueñarse de toda la gama de derechos que tienen las mujeres y gracias a estas conquistas “no nos quedaremos en el espacio privado".

Ahora, puntualizó, se tiene un espacio público que no es solamente político sino de la ciudad y que se pueda caminar libre de violencia y ejercer cada uno de los derechos que están en la Constitución de la manera más libre y sin discriminación.