Díaz-Canel califica de absurda e ilegal la ley Helms-Burton

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, calificó hoy como absurda e ilegal la Ley Helms-Burton impuesta por Estados Unidos, que recrudece el bloqueo a la nación caribeña y que pretende ahora la...

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, calificó hoy como absurda e ilegal la Ley Helms-Burton impuesta por Estados Unidos, que recrudece el bloqueo a la nación caribeña y que pretende ahora la posibilidad de que se presenten demandas contra determinadas empresas cubanas.

“La Helms Burton es absurda, una ley ilegal. No se puede legislar contra el mundo, ni desconocer la soberanía de cada país", destacó el mandatario en su cuenta oficial de Twitter.

"#Cuba es una nación independiente y soberana, que respeta y exige respeto. Señores imperialistas aprendan de una vez: la dignidad es invencible #SomosCuba”, enfatizó.

La víspera el canciller cubano Bruno Rodríguez había rechazado la decisión del gobierno estadunidense de abrir por vez primera desde 1996 la posibilidad de que se presenten demandas contra determinadas empresas cubanas conforme el Título III de la Ley Helms-Burton.

El rechazo cubano se realizó después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció que fue suspendida por otros 30 días la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, pero con la posibilidad de que las empresas cubanas sean demandadas.

El funcionario estadunidense consideró que la suspensión es necesaria “por el interés nacional de los Estados Unidos”, según un comunicado del Departamento de Estado, el cual establece la excepción.

A partir del 19 de marzo, será posible entablar demandas legales en el caso de “entidades y subentidades” incluidas en una lista del Departamento de Estado, que incluye empresas vinculadas a la defensa y el sector de la seguridad nacional de Cuba, y que incluye hoteles, agencias de viajes y tiendas.

La lista de empresas fue dada a conocer el 8 de noviembre de 2017, como parte de las medidas del gobierno del presidente Donald Trump para limitar el comercio con Cuba y los viajes de los estadunidenses a la isla, que habían sido liberalizados por su antecesor, Barack Obama, por un breve periodo.

La excepción también impide a los ciudadanos de este país hacer transacciones financieras directas con las entidades incluidas y fue actualizada desde entonces para incluir nuevas empresas, sobre todo hoteles y otras entidades del turismo.