Prosigue evacuación de último reducto yihadista en el este de Siria

Miles de personas, incluidos yihadistas, han salido del último reducto del Estado Islámico (EI) en el este de Siria, después de que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por una coalición...

Miles de personas, incluidos yihadistas, han salido del último reducto del Estado Islámico (EI) en el este de Siria, después de que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por una coalición internacional dirigida por Estados Unidos, frenaron su operación para permitir la evacuación.

Alrededor de tres mil personas han sido evacuadas en las últimas horas del enclave de Baghuz, último bastión del EI en Siria, a través de un corredor humanitario, informó este martes el vocero de la FDS, Mustafá Bali, en su cuenta de Twitter.

Las FDS frenaron desde el domingo su asalto contra el último reducto del EI para permitir a los civiles retenidos y a los combatientes que deseen rendirse salir del enclave de Baghuz, en la provincia oriental de Deir Ezzor.

Desde diciembre pasado, más de 54 mil personas, principalmente familias de yihadistas, salieron ya del último reducto, entre ellas unos cinco mil yihadistas que fueron detenidos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La mayoría de los evacuados son trasladados al campo de desplazados de Al Hol, más al norte (provincia de Al Hasaka), donde miles de personas están apiñadas en difíciles condiciones, según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Siria.

Más de 90 personas han muerto durante su huida del último reducto de El en Baghuz o tras llegar al campo de desplazados de Al Hol, que acoge ya a más de 56 mil personas, denunció la OCHA.

Las familias que llegan hasta Al Hol llevan desde hace tiempo sin acceso a atención sanitaria y otros servicios básicos, por lo que se encuentran en un estado frágil al que se suman la fatiga del viaje hasta el campamento, según la OCHA.

Esas personas necesitan una "ayuda inmediata", advirtió la víspera el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en un comunicado.

La ofensiva sobre Baghuz por parte de las FDS, respaldadas por Washington, hizo que entre el 22 de febrero y el 1 de marzo llegaran hasta el campo de desplazados unas 15 mil personas, aunque se espera que durante las próximas horas sigan arribando cientos más.

La OCHA y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) han expresado su preocupación por los numerosos casos de niños no acompañados, así como otras personas vulnerables como ancianos y discapacitados, además han llamado a la comunidad internacional a enviar fondos para atender las necesidades en Al Hol.

Las FDS lanzaron el viernes pasado la ofensiva final para arrebatar a los yihadistas el control de su último bastión de Baghuz, cuya pérdida significaría el fin territorial del “califato” en Siria tras su derrota en Irak en 2017.

Aunque la captura de Baghuz supondría un hito en la lucha contra EI, se teme que el grupo yihadista siga suponiendo una amenaza para la seguridad como fuerza insurgente con células durmientes y algunos pequeños territorios remotos bajo su control.

Siria vive desde el 15 de marzo de 2011 un conflicto que ha dejado más de 365 mil muertos, de ellos más de 110 mil civiles, más de dos millones de heridos y cerca de 12 millones de desplazados internos y refugiados en otros países, de acuerdo con cifras del OSDH.