Mujeres víctimas de violencia se atreven a denunciar, dice especialista

Los programas de lucha contra la violencia a las mujeres sirven porque hay más mujeres que denuncian ser víctimas de violencia, hay más mujeres que recobran su autoestima, se fortalecen y están...

Los programas de lucha contra la violencia a las mujeres sirven porque hay más mujeres que denuncian ser víctimas de violencia, hay más mujeres que recobran su autoestima, se fortalecen y están aprendiendo a defenderse.

Además, se muestran más seguras, más competitivas, más empoderadas, dijo María Eugenia Torres Castillo, psiquiatra de Adultos, Niños y Jóvenes, en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla.

En entrevista con Notimex, la especialista de igual manera reconoció que cada vez son más los hombres que se están integrando a esta lucha por reconocer el papel de las mujeres y crecer ambos de manera individual, profesional, económica y social.

“Todavía nos falta mucho por hacer, pero creo que estamos dando los primeros pasos. En un congreso internacional al que asistí, especialistas calcularon que para el año 2070 se podría ya estar hablando de una verdadera equidad de género, lo que implica que en la actualidad se siga haciendo un trabajo constante de educación y desde casa”, expuso.

La violencia se define como el acto de dañar a otra persona de manera voluntaria, y ésta cada vez más se incrementa en mujeres, pero no solo se trata de violencia física, sino también psicológica, sexual, económica, y la física que es el tipo de violencia que más logra identificar la mujer.

La violencia afecta a mujeres tanto de nivel socioeconómico bajo hasta personas de nivel alto, y de igual manera daña a mujeres que no cuentan con preparación académica como a aquellas que cuenten con grados universitarios o posgrados.

La especialista indicó que también se registran víctimas de violencia desde niñas, adolescentes, mujeres adultas hasta ancianas. La violencia en niñas se observa desde casa, donde los padres le inculcan el rol de la mujer minimizada en comparación con el papel de los hombres.

Enfatizó que en la adolescencia, etapa en la cual surge el enamoramiento, se da el mayor número de mujeres que se inician como víctimas de violencia, pero como están enamoradas no se dan cuenta que son violentadas, al contrario, se van acostumbrando a tal grado que las agresiones las ven como algo normal.

“Cuando las mujeres llegan a tener una relación de pareja, y durante el noviazgo hubo violencia, este problema se hace más evidente. Es en ese momento (en el noviazgo) cuando pueden detectar el primer tipo de violencia que es la física, después se puede detectar la violencia sexual, económica y psicológica”, expuso.

En su experiencia, la doctora Torres Castillo comentó que el mayor número de mujeres que llega a ver en la consulta de psiquiatría es por síntomas de ansiedad y por síntomas depresivos. Cuando los especialistas realizan los estudios para analizar las causas que llevan a las mujeres a ese tipo de trastornos, se dan cuenta que las pacientes tienen un antecedente de violencia por parte de su pareja.

Agregó que cuando la mujer víctima de violencia llega un punto que no sabe qué hacer, es cuando pide ayuda de especialistas, en primer lugar al psicólogo, después con el neurólogo, y más adelante con el psiquiatra.

“El tratamiento que nosotros (IMSS) damos en este tipo de mujeres que son violentadas, es un tratamiento farmacológico y psicológico para mejorar la autoestima de la persona, para que pueda recobrarse después que fueron dañadas por mucho tiempo. Se tiene registro que las mujeres llegan a pedir ayuda después de que ya pasaron 5, 7 y hasta más de 10 años viviendo una violencia de género”, indicó.

En ese sentido, invitó a las mujeres que sospechan o identifican situaciones que las hagan pensar que son violentadas, a que pidan ayuda. Inicialmente deben acudir a un psicólogo para que determine qué tipo de ayuda necesita.

Las mujeres deben de prestar atención a los primeros signos de alerta que les orienta a reconocer que son violentadas, tales como reconocer si la pareja agrede a la mujer de manera verbal, si la esta devaluando como persona, cuando por cualquier cosa la agrede, le grita, empuja, jala, pellizca, le ordena cómo vestirse, en qué momento come o qué come, le controla tiempos y espacios, y le coarta su libertad.

“La violencia puede llegar a una situación catastrófica que se le denomina feminicidio, que es cuando el hombre daña directamente a la mujer quitándole la vida. En la mayoría de estos casos, las parejas de las mujeres, ya sean novios o esposos, son quienes cometen el feminicidio.

También hay violencia de género en el entorno laboral, que es cuando las mujeres no tienen el mismo estatus entre mujeres y hombres; se puede observar que muchas mujeres trabajan más que los hombres en el mismo entorno, reciben menos paga en comparación con los hombres haciendo la misma actividad, y están sometidas a más estrés”, resaltó.

Lo anterior lo declaró, luego que el pasado 25 de febrero el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) delegación Puebla conmemoró el Día Naranja, y para lo cual realizó actividades para concientizar a la población sobre la importancia de erradicar la violencia contra las mujeres.

Cada 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer o Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, de ahí que el 25 de cada mes se lleven a cabo actividades para generar conciencia en la sociedad respecto a este problema social sobre las mujeres en todo el mundo.

Parte de las actividades del IMSS en Puebla consistieron en la presentación de la obra de teatro “Todas tenemos la misma historia que contar”, basada en la novela del dramaturgo italiano Darío Fo, Premio Nobel; con las actuaciones de Eliza Carrasco, bajo la dirección de Marco Polo Rodríguez.