Corea del Norte detuvo la operación de su reactor de 5 megavatios en su principal complejo nuclear en Yongbyon, al norte de Pyongyang, a finales del año pasado sin señales de actividades de reprocesamiento allí, afirmó el Servicio de Inteligencia Nacional (NIS, por sus siglas en inglés) de Corea del Sur.

Durante una sesión informativa ante el comité de inteligencia de la Asamblea Nacional, el NIS también dijo que los túneles subterráneos del sitio de pruebas nucleares del Norte en Punggye-ri permanecen cerrados y sin vigilancia desde su destrucción en mayo del año pasado, según los legisladores del comité.

El NIS señaló que las autoridades militares de Corea del Sur y Estados Unidos han implementado un "minucioso" sistema de monitoreo para realizar un seguimiento de las instalaciones nucleares y de misiles de Corea del Norte, incluidos sus sitios de enriquecimiento de uranio que, aparentemente, se abordaron en las negociaciones nucleares entre Pyongyang y Washington.

El reactor moderado por grafito de 5 megavatios es una de las instalaciones clave en el complejo nuclear de Yongbyon. Es capaz de producir barras de combustible gastado, que si se reprocesan pueden producir de 5 a 7 kilogramos de plutonio a nivel armamentístico anualmente. Se requieren aproximadamente 6 kilogramos de plutonio para construir una sola bomba.

El complejo Yongbyon, aparentemente, fue parte de la agenda de las conversaciones de la segunda cumbre entre el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la semana pasada en Hanoi, capital de Vietnam.

La víspera, la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés) indicó que no ha observado ninguna indicación de la operación del reactor de cinco megavatios del complejo nuclear de Yongbyon.

“En el laboratorio radioquímico que separa el plutonio del combustible gastado del reactor, no hubo indicios de tales actividades de reprocesamiento, pero una instalación que se cree que se usa para el enriquecimiento de uranio, proceso que también puede producir material para armas nucleares, parece estar funcionando”, señaló.

Continuamos observando indicios sobre el uso de las instalaciones de enriquecimiento de centrífugas informadas, sin embargo, sin acceso, la Agencia no puede confirmar la naturaleza y el propósito de estas actividades, explicó la IAEA.