Señalan cuidado del agua debe ser de autoridades, sociedad y academia

El Instituto de Investigaciones en Medio Ambiente (IIMA) Xabier Gorostiaga, de la Universidad Iberoamericana Puebla, presentó el estudio “Gobernanza de recursos hídricos en ámbitos regionales y...

El Instituto de Investigaciones en Medio Ambiente (IIMA) Xabier Gorostiaga, de la Universidad Iberoamericana Puebla, presentó el estudio “Gobernanza de recursos hídricos en ámbitos regionales y locales”, en el que subraya que el cuidado del agua debe ser un trabajo que tiene que conjuntar a autoridades, sociedad civil y academia.

José Rosario Marroquín Farrera, investigador por parte de la Universidad Iberoamericana de Puebla, y Miguel Hernández Hernández, de la Universidade Estadual de Campinas, Brasil, fueron quienes presentaron este trabajo que les llevó arduas investigaciones.

María Eugenia Ibarrarán Viniegra, directora del IIMA, en su mensaje de bienvenida destacó la importancia de dicho estudio, el cual permite tener una mejor claridad de lo que sucede alrededor del control y repartición equitativa de los recursos hídricos en ambientes regionales y locales.

Por su parte, Miguel Hernández resaltó que hacer la investigación resultó muy enriquecedor, pues hablar de gobernanza es un concepto nuevo que comenzó a utilizarse a finales de los años 80; “no es lo mismo que gobernabilidad, la cual tiene que ver más con preocupación social que garantice algunos derechos, que gobernanza”.

El especialista de la Universidade Estadual de Campinas, apuntó que de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la gobernanza normativa debe estar encaminada a analizar la eficiencia de la productividad y competitividad, es decir, desde esta perspectiva los cambios deben surgir de la iniciativa privada.

“Un tercer modelo normativo es el de la Unión Europea (UE), el cual aborda temas como la apertura a todos los sectores, la participación que involucre a la sociedad civil en todo proceso, la responsabilidad que implica que los gobiernos asuman su responsabilidad. Deber ser crítica, para cuestionar su incidencia y la manera en que responde a la realidad política, económica y social de la comunidad a la que atiende”, refirió.

Respecto a la gobernanza del agua detalló que ésta se refiere al sistema político, económico y social que tiene que ver con la administración del agua y que puede ser agrícola, industrial y urbana (consumo humano y uso público).

Para Hernández Hernández la gobernanza del agua implica el involucramiento de la sociedad civil, pues todos lavan trastes, se bañan, la ocupan y eso implica pensar en el manejo entre ciudadanía y autoridades, en oposición a la idea de sólo pensar en mercados eficientes.

“No sólo somos usuarios, también debemos ser gerentes y administradores, no estamos desarticulados de las autoridades, por ende, el trabajo implica tener incidencia en la creación de políticas públicas”, expuso.

En México, dijo, la gestión del agua ha tenido tres momentos, el primero de ellos en el siglo XIX que estaba centrada en lo local, era privada; un segundo periodo fue en el siglo XX en donde la nación asume el control y lo constitucionaliza, lo que deriva en el desarrollo de presas; para finalmente descentralizarla.

Enfatizó que el problema del agua debe trabajarse de manera conjunta (sociedad-gobierno), con la finalidad que el gobierno escuche las demandas ciudadanas, pero también oriente y organice los proyectos que estos encabezan.

En conclusión, Miguel Hernández señaló que el tema de la gobernanza implica un diálogo que involucre todas las voces, que escuche a los pueblos originarios, pero también a autoridades, y académicos- investigadores para que en conjunto se generen nuevos modelos de gestión.