Corea del Norte informó hoy su perspectiva de la pasada cumbre entre su líder Kim Jong-un y el presidente estadunidense Donald Trump, el cual continuará con "diálogos productivos" y la promesa de una "próxima cumbre".

La agencia norcoreana de noticias (KCNA) resaltó en particular que el encuentro destacó los valores de respeto y confianza mutua, con el acuerdo de ambos líderes de seguir en contacto en el tema de la desnuclearización de la península de Corea y el desarrollo de las relaciones binacionales.

A la reseña norcoreana de la cumbre se sumó el diario Rodong Sinmun con varias fotografías de los trabajos, pero sin señalar que no hubo un acuerdo, indicó por su parte la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

En la cumbre que terminó la víspera se esperaba la firma de acuerdos concretos que cesaran el desarrollo de los programas de armas nucleares y misiles intercontinentales capaces de transportarlos, pero terminó sin esos documentos.

Pese a ello ambos líderes expresaron una perspectiva positiva de su encuentro, con el señalamiento del mandatario estadunidense de que se trató de una cita productiva y que su relación con Kim era "cálida".

De acuerdo a medios internacionales, el punto de desacuerdo habría sido la posición norcoreana de eliminar las sanciones que ha impuesto Estados Unidos debido a los programas norcoreanos y que afectan al bienestar de su población civil, lo que no ocurrió.

Mientras Trump regresó ya a Washington, Kim lo hará en la mañana de este sábado y de nueva cuenta utilizará el tren como medio de transporte.