El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, comenzó este viernes en Hanoi una visita de Estado de dos días a Vietnam, tras terminar la víspera de manera abrupta y sin acuerdo su segunda cumbre con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En la primera visita de un líder norcoreano a Vietnam en 55 años, Kim fue recibido con fanfarrias y niños agitando banderas de los dos países en los jardines del palacio presidencial por Nguyen Phu Trong, presidente de Vietnam y secretario general del Partido Comunista.

Los dos jefes de Estado sostuvieron una reunión en el palacio con altos funcionarios de ambos países.

Más tarde, se reunió con el primer ministro, Nguyen Xuan Phuc y la presidenta de la Asamblea Nacional, Nguyen Thi Kim Ngan, antes de asistir a una cena de gala en su honor.

Antes de la reunión, el primer ministro vietnamita y el líder norcoreano visitaron la exposición "Relaciones Vietnam-Corea", realizada por la Agencia de Noticias de Vietnam (VNA).

Kim, que llegó a Vietnam en tren el pasado martes, culminará su visita mañana sábado con un recorrido al mausoleo del héroe nacional vietnamita Ho Chi Minh, con quien su abuelo Kim Il-sung se reunió en Hanói en 1964 en la última visita oficial de un líder norcoreano a Vietnam.

En 1950, Corea del Norte se convirtió en el tercer país que estableció las relaciones diplomáticas con Vietnam, tras China y la Unión Soviética.

Pyongyang envió cientos de pilotos militares a Vietnam para apoyarle en la guerra, formó a estudiantes vietnamitas en los años 1960-70 y suministró al país cemento, acero, textiles, medicamentos y fertilizantes.