Japón reubicará base de Okinawa a pesar de rechazo en referéndum

El gobierno japonés anunció hoy seguirá adelante con un plan para reubicar una base militar estadunidense de la prefectura de Okinawa, pese a que el resultado del referéndum no vinculante de este...

El gobierno japonés anunció hoy seguirá adelante con un plan para reubicar una base militar estadunidense de la prefectura de Okinawa, pese a que el resultado del referéndum no vinculante de este domingo mostró que la mayoría de los votantes rechazan el plan.

“El gobierno se apegará al plan para trasladar la Estación Aérea Futenma de la Infantería de Marina de Estados Unidos de una zona residencial abarrotada de Ginowan a la zona costera menos poblada de Henoko en Nago”, anunciaron fuentes gubernamentales, tras el resultado de la consulta de este domingo.

La mayoría de los votantes en Okinawa rechazaron el plan en un referéndum en que se preguntó si estaban de acuerdo con el trabajo que se está realizando para la instalación de reemplazo en Henoko, con tres opciones para elegir: "sí", "no" o "ninguna".

El referéndum no es más que simbólico, ya que el resultado no es vinculante para el gobierno, que ya ha impulsado el trabajo para construir una instalación de reemplazo para la Estación Aérea Futenma, sin embargo, el gobierno central puede enfrentar una reacción violenta si continúa ignorando a la gente de Okinawa.

De acuerdo con las fuentes, el gobernador de Okinawa, Denny Tamaki, notificará al primer ministro japonés, Shinzo Abe y al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre el resultado, según lo estipulado en la ordenanza del referéndum, cuando cualquiera de las tres opciones sea aprobada por un cuarto de los votantes elegibles.

El plan se acordó en 1996, cuando estalló la indignación contra los miembros del servicio de Estados Unidos por la violación en grupo de una niña de 12 años, aunque se ha estancado debido en parte a la oposición por problemas que van desde el ruido y los accidentes militares hasta el daño a los arrecifes de coral.

En el referéndum, el primero de su tipo en el que se centró específicamente en el tema de la reubicación de Futenma, fueron convocados alrededor de 1.15 millones de residentes de Okinawa con ciudadanía japonesa, mayores de 18 años de edad, según un reporte de la agencia de noticias Kyodo.

“Tomaremos el resultado con sinceridad", afirmó Fumio Kishida, jefe de Política del gobernante Partido Demócrata Liberal, mientras que un alto funcionario del partido Komeito de la coalición gobernante desestimó el resultado de la consulta.

"El referéndum no es legalmente vinculante. Solo podemos decir que continuaremos con la reubicación mientras cuidamos los sentimientos de la gente local", indicó.

Tetsuro Fukuyama, el secretario general del principal partido opositor del Partido Democrático Constitucional de Japón, consideró por su parte, que el gobierno debe respetar el resultado y suspender el plan de reubicación.

"Forzar la construcción de la base, que ignora totalmente la voluntad de la gente de Okinawa, es simplemente inaceptable. Los trabajos de construcción en Henoko deben detenerse inmediatamente", subrayó Fukuyama.