Notarios instan a protegerse mediante la regularización de propiedades

Invasión de propiedades por mafias organizadas, rupturas familiares y costos onerosos, son tres de las principales consecuencias de carecer de un patrimonio inmobiliario regularizado, expuso el...

Invasión de propiedades por mafias organizadas, rupturas familiares y costos onerosos, son tres de las principales consecuencias de carecer de un patrimonio inmobiliario regularizado, expuso el presidente de la Comisión de Comunicación del Colegio de Notarios de la Ciudad de México, José Núñez y Bandera.

En entrevista expuso que, con base en la más reciente Encuesta de Servicios Notariales, 50 por ciento de la población en la Ciudad de México no tiene regularizada su propiedad.

Tal situación, dijo, es aprovechada por mafias de ladrones de bienes raíces que invaden las propiedades y falsean documentación, por lo que destacó la importancia de contar con una escritura pública inscrita en el Registro Público de la Propiedad.

“En la práctica profesional y en las consultorías gratuitas del Colegio de Notarios es alarmante que cada día se incrementa el número de personas que han tenido amenazas o problemas ante los tribunales por personas que invaden sus propiedades", alertó.

Por ello, subrayó que la regularización de un inmueble garantiza a la persona ostentarse como propietario ante cualquier persona o autoridad y facilitará también para que los herederos adquieran una propiedad regularizada.

“Se ahorran problemas y costos, porque conforme va pasando el tiempo las propiedades incrementan su valor, entonces cada día costará más dinero regularizar la propiedad”, advirtió.

Por lo anterior, exhortó a la ciudadanía a aprovechar la Jornada Notarial que en coordinación del Gobierno de la Ciudad de México se lleva a cabo desde el 11 de febrero, y durante 2019 cuando cumple 20 años de vigencia.

Agregó que durante el 2000 se regularizaron, a través de estos programas, seis mil 805 propiedades y el año pasado llegaron a 130 mil, “entonces sí se ha incrementado de manera importante”.

No obstante, Núñez y Bandera manifestó que desafortunadamente entre los mexicanos sigue la mala costumbre de postergar o definitivamente no arreglar legal y oportunamente este tipo de documentos.

“También prevalece mucho la costumbre de hacer compras de inmuebles en contratos privados y entonces prevalece esta irregularidad. Somos resistentes al orden, es cultural”, apuntó.

La jornada ofrece descuentos de 10 hasta 60 por ciento en escrituración; el monto dependerá sólo del valor catastral del inmueble y no del avalúo como regularmente se hace, detalló el también Notario 112 en la Ciudad de México.

En el caso de los trámites de sucesión, los porcentajes de descuentos y condonaciones van de 40 a 80 por ciento y los testamentos tienen un costo de mil 480 pesos para el caso del universal, así como para edades de entre 16 y 64 años de edad, y de 490 pesos para mayores de 65.

Así, la jornada ofrece tres grandes ahorros: el primero es que no toma en cuenta el valor actual de avalúo del inmueble, sino el catastral que es menor, el segundo ahorro es el descuento en los impuestos y en los derechos, y el tercero es la reducción de los honorarios notariales.

Núñez y Bandera destacó que la jornada tiene como objetivo otorgar reducciones en impuestos, derechos y honorarios para la regularización patrimonial de vivienda, sucesiones testamentarias, compra-ventas, asesoría jurídica y atención ciudadana.

“La participación del Notariado se basa en el asesoramiento y orientación gratuitos para que la ciudadanía que más lo necesita realice sus trámites inmobiliarios y ponga en orden su patrimonio”, explicó.

Desde el 2017 la Jornada Notarial dejó de ser una campaña y se convirtió en un programa permanente al incorporarse los beneficios al Código Fiscal, refirió.

El integrante del Colegio de Notarios de la Ciudad de México mencionó que en la actualidad se calcula que alrededor de 130 mil familias acuden a las Jornadas Notariales para diversos procesos.

Añadió que acuden a la regularización de la propiedad, sucesiones, hasta para solicitar información sobre testamentos; “cuando la campaña inició en 1999 apenas se registraba una participación cercana a las siete mil personas”.

De hecho, refirió que, hasta el 2017, 76 por ciento de los mexicanos no podía formularse una opinión sobre la Jornada Notarial, ya que desconocía su existencia de acuerdo con la Encuesta de Servicios Notariales 2017.